29 de diciembre de 2012

Norte de Cornón. Alto Campoo.

El sábado 22 de diciembre volvimos a estrenar la temporrada invernal en este clásico corredor. Las condiciones pintaban mal; poca nieve y poco frío. La ventaja de esta situación es que se llega muy rápido a pie del corredor. Un vez frente a él el panorama era un poco triste pero aun así nos decidimos y nos metimos. Los resaltes de los tres primeros largos tienen hielo fino y a veces hay que ayudarse de la roca. Sólo pusimos un tornillo de hielo en el único resalte vertical de hielo bueno que había. Eso sí, como era la primera del año, disfrutamos del sonido de los piolets al golpear el hielo.


El día lo acabamos en el pico Bóveda y disfrutamos de una horrible bajada al coche hasta que a Raúl se le ocurrió que el "culo-esquí" es una técnica muy recomendable y disfrutona para este tipo de nieves. Para el otro Raúl fue su estreno en los corredores.
En breve algo de la norte de Peña Prieta.

19 de noviembre de 2012

XIV Semana de la Montaña de Altai.

La semana del 26 al 30 de Noviembre tendrá lugar la Semana de Montaña del grupo de Montaña Altai en el salón de actos del Marqués de Santillama. Os ponemos el cartel para que conozcais las charlas que habrá y os animamos a asistir

28 de septiembre de 2012

NARANJO DE BULNES POR LA NANI

-¿Escalamos mañana?


-Vale, ¿y qué te parece Urriello para el finde?

Dicho y hecho. El viernes, 13, a las 13:30 quedamos en Unquera Luis, Rulo y Goyo con la intención de hacer una clásica –la Nani-, o Espejismos de verano en la este. Todo dependería de la cantidad de cordadas que encontráramos en la pared. Es septiembre y ya se sabe, parece que todos los escaladores del país se dan cita estos días en el Naranjo.

Con el fin de ahorrar peso, decidimos dejar saco y esterilla en casa. Dos semanas antes habíamos estado por allí y no parecía un gran problema encontrar sitio en el refugio llegando pronto.

En Pandébano, menos coches que 15 días antes. Subiendo, nadie por delante de nosotros. Tranquilidad. Una vez llegados al refugio, comienza una extraña historia cuyo título podría ser Conversaciones con el guarda de Urriello:

-El refugio está completo.

-¿Ya se han ocupado las plazas libres? (Hay un 30 o 40 % que no se reservan y que son para los que van llegando)

-Pues sí. Los que vinieron ayer sin reserva han decidido quedarse hoy y está completo.

-¿Y no hay posibilidad de que falle alguno?

-Hasta las 8 o las 8 y cuarto no te puedo decir nada.

-Vale, danos 3 cervezas.


Y así fue pasando el tiempo. Luis con amenazas a Goyo porque él quería haber subido el saco, Rulo componiendo canciones para su nuevo disco y Goyo tratando de domar una fiera diminuta (no se trata de Luis) que trataba de morder a todo el que pasaba a su lado.


Aunque no lo parezca, es una fiera (la perra)

Pasadas las 8, retomamos nuestra charla con el guarda:

-¿Tenemos sitio?

-No lo sé todavía.

-¿Y cuándo lo sabrás?

-Pues no lo sé, a la hora que sea.

-Pero es que me has dicho que a las 8 ya se sabría.

-Lo que usted tenía que haber hecho es hacer una reserva.

-Ya, pero ese no es el tema. El tema es que estamos esperando a las 8, hora en que tú dijiste que ya sabrías algo.

-Pues si hubiera hecho usted la reserva…

-Vale. ¿Nueva hora para saber algo?

-No sé, las 10:30 o las 11:00.


Día espléndido





La decisión fue bajarse a dormir a La Terenosa. Escondimos las mochilas con el material a la entrada de la canal de la Celada y disfrutamos de la hora y pico de bajada, sobre todo Luis, que iba sin mochila y como flotando. Charlamos un poco con Pipo, el guarda, cenamos y a dormir.

A las 7:15 ya estábamos preparados para subir. Luis, menos alegre, le tocaba subir la mochila. Ya en la este, encontramos cuatro cordadas en la Cepeda y dos en la Amistad con el diablo. Decidimos pasar a la cara sur, donde la Directa ya estaba, como preveíamos, infestada. Poca gente debe de hacer la Nani, pero casualidad, una cordada preparándose a pie de vía: la excusa perfecta para Luis, que suspiraba por Espejismos. No fue capaz de convencernos, así que comenzamos la escalada. Día fantástico, aunque hacía calor no era agobiante.


Comienzo de la vía

En los croquis que llevábamos (Adrados y los Cholos) marcan cinco largos hasta el nicho previo a la travesía de V+. Nosotros los hicimos en dos.

El primero transcurre por un diedro chimenea y se llega enseguida a una reunión nueva con parabolts de la que pasamos. Seguimos, y al rato, en terreno fácil, aparece otra reunión (creo que un puente de roca) de la que también pasamos. La primera reunión la montamos un poco más adelante con una cinta en un bloque al pie de unos canalizos.



En un segundo largo llegamos hasta el nicho previo al paso clave. Comienza por los canalizos mencionados y continúa por un diedro fisurado que se planta delante de un muro muy vertical imposible de proteger, pero que tiene muy buenos agarres para manos y pies. Terminado el muro llegas al nicho, suspendido en el vacío y con una reunión de puentes de roca. Las cuerdas van muy justas.

Tercer largo

El tercer largo empieza con la travesía del paso clave, un poco delicada y protegida con un viejo clavo que no inspira excesiva confianza. Lo lógico es irse hacia la derecha confiando en los pies. Una vez hecha, asciende a través de un diedro de color naranja algo roto y muy vertical hasta ponerse encima de él, donde se monta reunión. Un largo muy bonito y bastante peleón.

Paso clave














El siguiente es un largo sobre buena roca y muy disfrutón, con buenos agarres.


Quinto largo

Y el último es un largo donde hay que superar un par de pequeños resaltes y que te lleva al final de una punta de roca podrida, donde hay que extremar las precauciones por el peligro de hacer caer piedras sobre las cordadas que ascienden por la Teógenes.

De aquí, rapelamos al anfiteatro de la sur y a cumbre.


Gentío en el anfiteatro

En resumen, una vía que hicimos en cinco largos y que nos encantó: grado asequible, roca buena en general y mucho ambiente. Una clásica de las que gustan. Además, nos acompañó un día espléndido.



12 años no son nada



















Más fotos en:
https://picasaweb.google.com/lfran68/NaranjoDeBulnesViaNani

7 de septiembre de 2012

ESPOLÓN NORTE DE TORRECERREDO.


1-2 septiembre de 2012
Escaladores:

-Goyo

-Ángel Luis

-Rulo

-Raúl



Ya se va terminando el verano y hay que ir terminando con esas espinitas que tiene uno clavado hace muuuuuuchos años en forma de grandes vías clásica que por una cosa u otra nunca han cuadrado para hacer. Y una de estas era el Espolón Norte de Torrecerredo, una de esas vías del genio Udaondo que hay que hacer obligatoriamente, y además con el aliciente de llegar a la cumbre más alta de los Picos.


Así que nos pusimos en marcha los que quedábamos sin hacerla; Goyo, Ángel, Rulo y yo. El sábado 1 de septiembre nos acercamos a dormir hasta Vega Urriellu, abarrotada de gente y con un visitante bastante conocido, ni más ni menos que Calleja, que estaba en la Murciana grabando un “Desafío Extremo”. Cuando nosotros llegamos ya estaban en el desplome y después pasarían la noche a mitad de pared. Habrá que ver el programa.


Pero a lo que íbamos. Rulo y yo utilizamos para dormir el vivac exclusivo del ALTAI y Goyo y Ángel se quedaron en el refugio como señores. Hizo una noche maravillosa, con una luna espectacular.

Vivac "reservado" a miembros del ALTAI


Al día siguiente madrugamos un poco y al las 7 de la mañana ya estábamos en camino y a las 9:30 ya nos estábamos en el Jou Negro colocándonos los bártulos para comenzar a trepar. La primera parte de la vía es bastante caótica, así que trepando trepando llegamos más o menos hasta la primera reunión. De allí, en dos largos nos plantamos en el hombro, donde realmente empieza lo bueno de la vía. Este segundo largo fue una autentica pesadilla. Aunque no era muy difícil ,IV-V , estaba muy roto y las cuerdas rozaban muchísimo, con lo que llegar a la reunión fue toda una odisea.



Amanecer desde la Brecha de los Cazadores

Del hombro a la cumbre ya sólo quedan tres largos donde la roca ya es más compacta. El primero de ellos es prácticamente de transición (IV grado). El segundo largo es el más bonito de la vía, un muro bastante vertical, compacto, con cuatro clavos dudosos y con agarres buenísimos. Además, a parte de los clavos, permite protegerse bastante bien. El grado será V-/V aproximadamente. Después un último largo bastante largo (60 metros) con un pasito de V al principio nos deja casi en la cumbre.

Ángel y Goyo en el largo bueno.


Raúl en el último largo


Lo peor de todo, el frío que pasamos. Nos cogió el otoño por sorpresa, con poca ropa y en cara norte.


En definitiva, una vía que hay que hacer al menos una vez en la vida.

Cumbre de Torrecerredo.


17 de agosto de 2012

PALACIOS DE INVIERNO Y VÍA DEL DIEDRO. AGUJA BUSTAMANTE.

12 AGOSTO 2012

Escaladores:

- Luis

- Ángel Luis

- Raúl

Después de la semanita de calor que habíamos tenido en toda Cantabria, apetecía escalar ya un poco alto. Además las previsiones del tiempo eran muy buenas, no demasiado sol y sin lluvia, ideal para la actividad.

Desde que Cholo, hace ya unos años, nos contó en Villa Ratón lo buena que era la vía Palacios de Invierno, estaba en esa lista interminable de cosas pendientes de hacer, asi que convencí a Luis y a Ángel (cosa que costó bastante poco) y para allá fuimos. Además otros escaladores nos había contado que era una vía que merecía la pena. Y la verdad es que no se equivocaban.


Ángel en el primer largo
La vía comienza por un diedro muy marcado de V/V+ totalmente limpio, pero con posibilidades de proteger y con un pasito de esos de “decisión”. El segundo largo comienza con tendencia hacia la izquierda, hacia un diedrito, donde esta el paso más difícil. Una vez superado este paso nos encontramos un clavo. Hasta él no hay nada pero nos podemos proteger en el diedrito. Este largo sale mas o menos V+/6a. El tercer largo comienza un par de metros a la derecha de la reunión, por lo más evidente, unas fisuras en las que nos podemos proteger bastante bien hasta llegar a un clavo (10 metros aprox desde la reunión) Este tramillo es el más fino. Desde ese clavo hay que salir hacia la izquierda en dirección a una lajas realmente magníficas, en donde podemos protegernos de nuevo. Este tramo es una autentica maravilla. Desde estas lajas hay que volver hacia la derecha para llegar a la reunión. Este largo puede salir 6a.


Ángel en el segundo largo


Raúl y Ángel en la segunda reunión

El cuarto largo es el más complicado(6a+). Comienza por un techito en el que hay un clavo. Una vez superado este nos encontramos un parabolt que protege el paso más duro. Aun así, hay que ir bastante tranquilo porque hasta llegar al siguiente clavo hay que tirar unos metros de regletillas finas. Del parabolt se sale con tendencia hacia la izquierda, te lo va pidiendo el cuerpo. Después llega la parte más espectacular de la vía. Un muro vertical, compacto, continuo de 6a con tres clavos y pocas posibilidades más de proteger, en el que hay que moverse mucho y tranquilo para ir buscando lo más fácil. Los clavos orientan bien el camino pero alejan bastante.





Raúl en la salida del cuarto largo






En fin, que es una maravilla de vía, con una roca buenísima, pero hay que ir con grado suficiente y con la cabeza tranquila porque si no puedes sufrir un poco.

Y después de acabar en el hombro, pensamos que sería una pena no acabar una vía tan buena en una cumbre, así que seguimos por la Vía del Diedro, una clásica de la Aguja Bustamante de Gelo, Marisa y José Rubio. Y no nos defraudó en absoluto. Un diedro estupendo, con buena roca, que se puede coser a friends y con unos pasos muy bonitos. Así que de un largo salimos a la cumbre de la Aguja Bustamante.

  


Luis en la Vía del Diedro


Los tres en la cumbre de la Aguja Bustamente

Dos impresionantes vías que hay que proteger, si se puede, donde la presencia de cordinos, clavos y demás artilugios es testimonial y donde disfrutaras, pasaras miedo pero al final bajaras pensando: “pedazo de vías que abrieron estos escaladores”.

UN BUEN DÍA DE ESCALADA!!

3 de agosto de 2012

Una semanita por Pirineos. Crestas del Diablo y Costerillou.

Montañeros:

- Goyo

 -Angel Luis

El 10 de julio Ángel y Goyo salimos temprano dirección Pirineos con intención de hacer algo que rondaba nuestras cabezas hacía tiempo. Las crestas del Diablo y Costerillou en el macizo del Balaitus son de esas actividades que todo el mundo quiere hacer algún día, pero por una razón u otra el tiempo había ido pasando y seguían pendientes.

Por los ibones de Arriel.

Así que sobre la una de la tarde ya nos encontrábamos en Sallent de Gállego. Tras un bocata y la cerveza correspondiente, nos plantamos en el embalse de La Sarra, donde preparamos el material economizando el peso todo lo posible. Comentario de Ángel: Ahí arriba pesan hasta las etiquetas. Así que una cuerda de 60, 10 expreses, 5 fisureros y otros tantos friends acompañados de unas cintas largas fue el material que acarreamos hasta Respomuso, donde dimos comienzo al proceso de hidratación necesario para estas aventuras: las jarras de cerveza que sirven en este refugio son algo sublime.

Fin de la escalada, con el Palas al fondo

Como aperitivo habíamos pensado hacer la arista SO al Palas, así que a las 6 de la mañana del día 11 ya estábamos desayunando, y poco después marchábamos través de los ibones de Arriel. Una mañana preciosa nos llevó en un par de horas hasta la base del Pitón Von Martin, inicio de la escalada. Creo recordar que cinco largos, el primero con algún paso de V, nos dejaron en su cumbre. Un pequeño destrepe, y en otro par de largos llegamos a una zona desde donde ya se llega andando a la cumbre. La bajada la hicimos por la chimenea Ledormeur, que está marcada y tiene unos anclajes para rapelar, pero que se puede bajar destrepando perfectamente.

Un gendarme inesperado

De nuevo a las 6 de la mañana del día 12 estábamos preparándonos para acometer las crestas del Diablo y Costerillou. Más de 2 horas de aproximación hasta la Brecha de Demeure Lagarat, brecha ocupada en gran medida por un nevero duro como el acero que tuvimos que flanquear por un terreno descompuesto y peligroso. Nos encontramos con el clásico paso de IV tonto y expuesto, y también con la consiguiente piedra que se suelta y te pega un susto de muerte. Finalmente y con bastante alivio, después de una hora más nos encontramos en la horquilla de la brecha, donde apreciamos la cresta en toda su plenitud por la parte francesa. Y aquí dio comienzo al lío que nos supuso interpretar la descripción que llevábamos sobre la cresta y que habíamos sacado de Internet: que si escalamos esta primera aguja, que parece que no hay ni rastro de que se pase por aquí, que vamos a releerlo, que no lo acabo de ver… En fin, esa fue la tónica de la totalidad de la cresta, un hermoso y complicado laberinto que al final se fue sacando por intuición y que es imposible relatar aquí con detalle.


Bien temprano, camino del Palas.

 
Empezamos atravesando en horizontal un buen trecho hasta llegar a la altura de una aguja que escalamos. Al llegar a la característica aguja del Canino, optamos por destrepar y hacer un flanqueo por la parte española. Retomamos de nuevo la cresta, y a partir de aquí escalamos agujas, placas inclinadas, placas verticales, nuevos destrepes, rápeles, tramos afilados, aceramos en un muro vertical… En fin, toda una completa gama de lo que puede llevar una cresta. Tras superar el pico Soulano y por lo tanto próximos a finalizar la Cresta del Diablo, nos encontramos sumidos en un mar de dudas en cuanto a la continuación del itinerario. Casualmente encontramos un montaje de rápel con parabolts que usamos sin mucha convicción. Este nos llevó a un segundo rápel, de donde volvimos a la cresta, y al poco tiempo –llevábamos cerca de 9 horas de cresta- decidimos buscar un lugar para vivaquear. Una vez aposentados ya vimos que la Cresta del Diablo había finalizado y que posiblemente habíamos empezado la de Costerillou. Al día siguiente, en el refugio, el guarda nos confirmó que los rápeles que habíamos utilizado eran los del escape final de la cresta y que había un sistema de 4 reuniones, de los cuales nosotros solo vimos los dos primeros.

Nos montamos un vivac de lujo. Situados al este, la luz y el calor del sol nos cargó de energías a la mañana siguiente para acometer la segunda cresta, la de Costerillou. Sin información de ningún tipo fuimos escalando aguja tras aguja, destrepando y rapelando guiados solo por la lógica y la intuición. Disfrutamos más que la víspera a pesar del fuerte viento, pero como sin sufrimiento no hay éxito, aquel se nos presentó en la Torre de Costerillou. En un momento nos encontramos sin evidencia clara del itinerario: complejidad miraras por donde miraras, un tramo de cresta afiladísima, un rápel nada atractivo… Optamos por la cresta, que nos llevó a una repisa ancha que terminaba en el vacío. Hacia arriba un clavo que olía a embarque. Necesidad obliga, así que hacia arriba, un bonito largo que afortunadamente nos puso en el buen camino. Posteriormente y rodeados de espuma comprobamos en el libro del refugio que se trataba de una de las posibilidades de alcanzar la torre. De allí hasta la cima del Balaitus, desde donde bajamos por la vía normal al refugio para seguir con el proceso de hidratación –¡qué jarras!-.

Es interesante resaltar que es preferible comenzar la Cresta del Diablo más a la izquierda de la brecha Demeure Lagarat, por una cornisa que asciende de forma evidente en diagonal hacia el collado del Canino. De esta manera se evita la brecha sin perder nada interesante desde el punto de vista de la escalada.

El día siguiente lo dedicamos a descansar e hidratarnos. Bajamos a Sallent y nos fuimos de concierto al festival de Pirineos Sur. Pensábamos escuchar a Emir Kusturica, pero nos conformamos con Julieta Venegas -…me despido de ti y me voy-

Empezando el pitón Von Martín

El día 15 subimos a Pombie para escalar en el Midi d’Ossau. Después de montar la tienda y visitar a los guardas del refugio nos encaminamos a la vía Mailly. Muy bonita y con un tercer largo muy exigente. Cena en el refugio y a la tienda.

Al día siguiente nos dirigimos a la Vía de los Desplomes. Mucho cansancio acumulado, así que al tercer largo mis reservas y mis ganas ya estaban bajo mínimos. En el largo siguiente decidimos dejar esta vía para otra ocasión, así que pusimos rumbo a la civilización a recuperar fuerzas y renovar nuestras ganas de escalar.
Cumbre del Palas, con el arriel al fondo

¡Una semanita muy alpina!

22 de julio de 2012

“14 TRESMILES Y UNA RETIRADA”


16-21 JULIO 2012

Montañeros:

- Raúl Guerra

- Luis Felices

Como Luis y yo teníamos una semanita de vacaciones, decidimos marchar unos días a Pirineos, y como siempre, sin ningún plan definido. Como siempre, sobre la marcha. Viendo las previsiones de la meteo, que no podían ser mejores, podíamos ir a cualquier lado.

Hace años que tenía ganas de hacer la famosa "arista de los Tres Consejeros" al Neouville, que aunque no es muy difícil, es una de esas clásicas que hay que hacer sí o si. Así que nuestra primera actividad fue esta. Para evitar calores, salimos bien prontito, a las 7 de la mañana del Lago del Cap de Long y después de recorrer un sendero más o menos bien marcado, llegamos a la brecha de Neouville en 2 horas y media, con la esperanza de que la arista no estuviese muy concurrida.

Luis en la última parte de la arista

Pero no, es imposible ganar a los franceses a madrugar. Cuando llegamos ya había tres cordadas delante que habían subido por el refugio de……. vaya, ahora no recuerdo el nombre. Es curioso ver en Francia gente muy mayor haciendo este tipo de actividades, que no es mero senderismo. La verdad es que da gusto, en eso nos llevan años de ventaja.


Vista de la arista de los tres consejeros

Todas las cordadas iban medio en ensamble. Nosotros la verdad es que no lo vimos muy complicado, asi que nos pusimos los gatos, arnés y a trepar. En seguida nos dimos cuenta de que íbamos a tener que ir esperando todo el rato, así que a los 25 metros de arista, dejamos allí todos los bártulos, destrepamos y nos subimos al pic des Trois Conseillers para dar tiempo a las cordadas. En 25 minutos ya estábamos arriba viendo como iban progresando las cordadas por la arista y nos relajamos viendo el paisaje, haciendo un poco de tiempo.

Tras esta breve interrupción, retomamos de nuevo la arista trepa que te trepa hasta llegar al paso clave, un diedro de unos 10 metros de IV grado es el que sí que sacamos la cuerda. Después seguimos trepando hasta alcanzar la cumbre. La cresta es bastante aérea pero no es complicada y es muy bonita.

El día siguiente tocaba hacer la cresta del Pic Long (3.192 m), un poco más larga y delicada que la de los Tres Consejeros. Este día también madrugamos y salimos a las 7 de la mañana de nuestro “campamento” en el Lac de Cap de Long. En tres horas y media llegamos al primer tres mil del día y en donde comienza la cresta, el Pic Maubic. Allí nos pusimos todos los bártulos y comenzamos a crestear. La primera parte es bastante afilada pero horizontal y con roca compacta. Tuvimos que sacar la cuerda para realizar un rápel de 20 metros y así alcanzar el punto donde comienza la ascensión al Pic Long, que también hacemos trepando y buscando el camino más evidente. En 1 hora y cuarto habíamos llegado al Pic Long desde el Pic Maubic.
Llegando a la cumbre del Pic Long

Después de una paradita de descanso, continuamos camino. Descendemos hasta la horcada del pic Long y de allí continuamos la cresta ascendiendo a la Aguja de Badet y al Pic Badet, también tresmiles , trepa que te trepa. Tan solo nos quedaba continuar por la cresta hasta el último tresmil del día, el Pic Maou (3.074m.). Y de ahí, para abajo por un camino precioso, entre lagos y pinos. En total, 12 horas de actividad.


Arista del Pic Long

Al día siguiente no lo tomamos de descanso, aseo en el Lago de Cap de Long y traslados. Nuestra idea era ir a Ordesa a escalar la vía Ravier al Tozal del Mallo, pero lo pensamos bien y con los calores que hacía (30 ºC) y una vía en cara sur y no a mucha altura, decidimos que era mejor dejarlo para más adelante y no freirnos en la pared.

Así que continuamos rumbo a Panticosa, buscando el frescor de las alturas. Se nos ocurrió hacer la travesía desde los Infiernos hasta el Argualas. Tras otra noche en el “hotel de las mil estrellas”, madrugamos y las 7 de la mañana ya estábamos en camino hacia los Picos del Infierno por los Ibones Azules, un camino precioso. De los Picos del Infierno, por un destrepe un poco delicado bajamos hasta el collado de Pondiellos,  donde paramos a tomar un refrigerio. De allí, trepando de nuevo hasta la Aguja de Pondiellos y de ésta en una trepada muy entretenida hasta el Garmo Negro. Tan solo nos quedaban el Pico Algas y el Argualas para completar el recorrido, que tampoco tenían mucha dificultad. En total, este día llegamos a siete cimas de tres mil metros en otras doce horas de actividad.

Llegando al Garmo Negro

Todavía nos quedaba un día de actividad, así que nos marchamos al valle de Ansó a escalar un poquito. Nos decidimos por la vía Camille, que sobre el croquis tenía buena pinta; 9 largos, 6a grado máximo, rapelable y con largos equipados, aunque ponía llevar “algún friend” . Así que pecamos de optimistas, subestimamos el poder de la fuerza y para alla fuimos con cuatro friends, “por llevar algo”. Los primeros largos, sin mucho problema, V y 6a equipados. En el cuarto largo llego lo gordo. Marcaba 6b y 6a+ y un diedro chulísimo, así que supusimos que estaría equipado. Pero resultó que no. Al principio sí que había chapas, pero al llegar al diedro de 6a+, se acabaron. Eso sí, había una maravillosa fisura para meter todos los friends que NO llevábamos. Luis estuvo bregando duramente hasta que después de un par de caída del salvador friendo amarillo se bajo con los brazos “in flames”. Así que me tocó ir a acabar el largo con un único friend que quedaba sin poner, el maravilloso rojo. Y nada, apretando el culo y los dientes, con unos distanciados importantes y usando ese milagroso friend rojo conseguimos llegar a la reunión. Hay que decir que el largo es una pasada de bonito y compacto y que con un buen cargamento de friends hubiésemos tenido menos problemas.

En fin, que cuando llego Luis a la reunión, ya de segundo, estaba molido. Aún nos quedaban 4 largos con varios 6b y 6a y viendo que el material que llevábamos podría no ser suficiente, decidimos que nos bajábamos y que volveríamos otra vez con más material. Y sí, se oyeron cantar a todas las gallinas del Valle de Ansó.

Largo clave

Y hasta aquí llegaron las vacaciones pirenáicas!!!!!. A pesar de la "vergonzosa" retirada, un éxito.

Más fotos en:

http://picasaweb.google.com/lfran68
Barranco Cabecera del Ajan.


7 julio 2012


Barranquistas:


• Goyo

• Raúl


Llegado el tiempo veraniego parece que apetece ya meterse un poco en los ríos de Cantabria, que son una auténtica maravilla de la naturaleza por su agua y por sus paisajes.




Hace tiempo teníamos ya en mente, después de haber hecho el barranco del Aján en la Vega de Pas, darle un tiento al barranco de la cabecera de ese mismo río, a priori más salvaje, largo y menos frecuentado. En la información que habíamos encontrado se decía que solía estar escaso de agua, así que antes del estiaje fuerte había que ir a él.



Sin duda alguna, lo peor del día fue la aproximación hasta el comienzo. O nosotros somos muy torpes o la explicación en los croquis estaba fatal. El caso es que acabamos haciendo el jabalí por esas pendientes pasiegas llenas de helechos y tojos. Vamos, de pesadilla. Hasta que al final, una vez arriba del todo, nos dimos cuenta de cual era el camino correcto.


El rapel más largo y bonito del barranco



El camino de aproximación se coge justo a la derecha de la boca norte del túnel de la Engaña. En el croquis pone que al poco de empezar sale un camino hacía la izquierda, que después se cruzaba un río…….., Parecía que íbamos bien, pero resultó que no, que ese camino a la izquierda no era el bueno. Así que no sabría explicar muy bien cual es el camino correcto.



Pero bueno, una vez que llegamos al río, arañados por tojos y picados por garrapatas, comenzó lo bueno. El cañón es muy abierto, con multitud de rápeles, algunos de 4-5 metros y el más largo y bonito de 20 metros. A los que les guste saltar, éste no es su cañón. No hay ni uno. El paisaje es espectacular, como todos lo de esta zona. El equipamiento deja bastante que desear. La mayoría de rápeles consiste en un solo parabolt con un mallón entero roñoso. Tan solo una reunión tiene dos paraboles con anilla.

Goyo, en otro de los rápeles



El final del barranco es muy curioso. Termina justo a la izquierda de la boca norte del túnel de la Engaña por una especie de túnel que construyeron para desviar el río. En definitiva, un barranco recomendable para hacer una vez.

23 de febrero de 2012

Peñas Malas y Valdecebollas

El sábado estuvimos por la cara norte de Peñas Malas y no hay ninguna vía formada. Todo está muy seco y con mucho frío. Sólo encontramos una cascada de hielo formada, en la vertical de la vía "Por los viejos tiemp0s" donde pudimos picar un poco hielo y sacar el material. Eso si el día espectacular con unas muy bonitas vistas.
Aspecto de las vías Por los nuevos tiempos y
Por los viejos tiempos

Cascada de unos 30 metros

El martes estuvimos en Valdecebollas donde coincidimos con otra cordada y no nos estorbamos al estar cada uno en sitios distintos. Las cascadas están muy "picadas" pero muy secas por el frío de todos estos días. No se puede decir que hay mucho hielo pero para pasar un rato está bien. Más fotos en:
https://picasaweb.google.com/lfran68/PenasMalasYValdecebollas#

25 de enero de 2012

Cascadas de hielo. Norte del Curavacas

El fin de semana estuvimos por las cascadas de hielo de la cara norte del Curavacas. No estaban a tope de hielo pero como estábamos sólos había más que de sobra. La subida por la cara sur sin nieve.
Ahí teneis unas fotos para que os hagais una idea.
Más fotos en:
https://picasaweb.google.com/lfran68/Curavacas

7 de enero de 2012

Punta Escarra (2.761 metros). Corredor norte.

Escaladores:

- Luis Felices.

- Raúl Guerra

Después de las clásicas comilonas de Navidad y Año Nuevo, ya había ganas de mover un poco el esqueleto y de pisar un poco de nieve, y como por la Cordillera y por Picos de Europa el panorama no es muy bueno, Luis y yo, aprovechando unos días de vacaciones decidimos hacer una escapadita al Pirineo.

Corredor norte

Allí tampoco se puede decir que la situación de nieve sea muy boyante, pero bueno, habría que intentarlo. Además el parte de tiempo era muy bueno. Nos decidimos por hacer el corredor norte de la Punta Escarra, que no tiene muchas complicaciones y para empezar la temporada podría estar bien. Así que el lunes día 2 de enero salimos por la tarde con idea de dormir en uno de los “Refugios Oficiales de ALTAI”, el que tenemos asignado al Valle de Tena, una cuadra semi-abandonada en el pueblo de Piedrafita de Jaca, un lugar con mucho encanto por la cantidad de ruidos de animales que se oye.

Al día siguiente madrugamos y a las 8:30 ya estábamos en el parking de Sarrios, en la estación de esquí de Formigal. Teníamos que subir hasta el collado de Izas y después realizar una larga travesía casi horizontal hasta la boca del corredor. Del parking hasta el collado de Izas subimos bastante rápido por las pistas de esquí aún vacías, Luis en raquetas y yo con los esquís de travesía, apenas una hora, y en otra hora más ya estábamos a pie de corredor.

Subiendo por el corredor norte

Allí dejamos raquetas y esquís y nos preparamos para el corredor. La primera parte del corredor son 400 metros de desnivel de apenas 40-50º, que se suben tranquilamente sin encordar y casi andando. El único problema………que hubo que abrir huella de abajo a arriba. En algunos tramos la nieve estaba dura pero en otros era polvo o costra. Este corredor es esquiable, eso sí, con buena nieve y sabiendo esquiar muyyyy bien. Lanzo el reto a los CAMPURRIANOS.

Pasando un resalte en la arista

Una vez acabado el corredor, comienza la parte más interesante, una arista de roca y nieve no muy complicada pero espectacular sobre todo poque estaba tapizada de nieve y hielo de la ventisca de los días anteriores. Para subir, sacamos la cuerda un par de veces por precaución y porque parecía que había menos nieve de la que en realidad había y para bajar hicimos un rapel de 30 metros.

Cumbre

Y a la vuelta, pudimos disfrutar otra vez de la estación de Formigal vacía al anochecer y hacer una bajadita completamente solos, bueno, yo esquiando y Luis raqueteando.

Al día siguiente teníamos previsto escalar en las cascadas de hielo de Canal Roya pero amaneció nevando y con mucho viento y nos decantamos por un paseo por la zona. Para desesperación nuestra a las 10,30 despejó y quedó un día radiante.

Más fotos en:

https://picasaweb.google.com/lfran68/PuntaEscarra

2 de enero de 2012

Norte del Escamellao (2.075 m)

En vísperas del cambio de año decidimos darnos una vuelta por Picos a disfrutar de la "nevada". La crisis nos afecta hasta en la nieve aunque ésta última tiene mejor pinta que la económica.
Hasta las Vegas de Sotres llegamos sin problemas salvo por un ruido rarísimo y fuerte que salía del motor del coche pero está claro que el Toledo no se rompe ni cuando hace esos ruidos.

Norte del Escamellao
La subida a pie de la cara norte estaba tapizada por la poca nieve que había caído el día anterior y que sólo servía para dar patinazos y tropezones. Se veían muy marcadas tres corredores y nos fuimos por el del centro ya con los crampones puestos. La subida fue un "pim-pam pa rriba" y al haber poca nieve algunos resaltes nos alegraron la subida. El hielo brillaba por su ausencia y el poco que había, después de os correspondientes pioletazos, desapareció valle abajo. En la parte final la nieve no estaba transformada y hubo que abrir huella.




Subiendo por el corredor
Lo mejor del día la espectaculares vistas desde la cumbre y el reconocimiento de que esta cumbre es realmente bonita y de que no vamos mucho a ella.

La bajada para olvidar; zuecos kilométricos, rocas que patinaban... lo mejor para que alguno estrenase el ligamento que le ha traído Papa Noel.

Feliz Año a todos.