4 de diciembre de 2022

G.M.ALTAI DINERO DESTINADO PARA EQUIPAR Y REEQUIPAR ZONAS DE ESCALADA 2022

 

El año que estamos a punto de cerrar con el G. M. Altai se han federado un total de 356 personas y con el dinero que hemos recaudado se ha utilizado para el mantenimiento de la gestión del grupo. Parte de este dinero se emplea en mantenimiento de la página web, comisiones del banco  y, como otros años, para reequipar y equipar vías de escalada. Este trabajo no está pagado y solo la ilusión, esfuerzo y dedicación de los que lo hacen permite que las escuelas de escalada sean más seguras. No nos cansamos de agradecer a los reequipadores y equipadores su trabajo.

         Hemos gastado 1.479 euros en la adquisición de material que ha sido repartido de la siguiente manera:

 

Reequipar en Pechón con material Raumer:

93 tensores químicos inoxidable marino

20 tensores químicos inoxidable marino con doble argolla

2 botes de Sika 31

Sergio Torío y Garrido

 

Equipar en Tagle

8 chapas con argolla inoxidable, 8 parabolts inox

2 tensores químicos inoxidable marino con doble argolla

Fran

25 de julio de 2022

Escalada en la zona de Tagle

 

Nueva zona de escalada en las cercanías de la playa de Tagle. Consta de 10 vías todas ellas desequipadas y solamente están montados los descuelgues. Es necesario llevar Friends y fisureros para progresar por sus fisuras.

El sitio es muy bonito y tranquilo pero hay que estar atento al oleaje y la marea. Para llegar a él hay que ir al pueblo de Tagle, meterte hacia la playa y justo antes de llegar a ella, desviarte por una pista que sale a la derecha y lleva a unos prados. Se aparca en la pista sin molestar a los dueños de las fincas.

El Grupo de Montaña Altai ha cedido el dinero para pagar los descuelgues.





3 de febrero de 2022

Peña Santa; vía norte directa.

Salir un sábado por la tarde para Vegarredonda con buen tiempo no nos parecía un buen plan porque temíamos que iba haber gente y si quieres escalar en hielo eso puede ser un problema. En el parking vemos varios coches pero la sorpresa llega cuando al ver la zona del refugio no observamos un alma, estarán descansando pensamos. Pues no, no había nadie, todo cerrado así que nos acomodamos donde queremos. A eso de las 7 llega una pareja; un guía y su cliente así que todo el refugio para nosotros 4, ¡de lujo! Dentro eso sí hace frío y hay una humedad de la leche así que cenamos a las 8 y a dormir a las 8,30 que el despertador sonará a las 5.15. De noche cerrada salimos para arriba, ni una luz, solo las estrellas y las frontales. Las primeras luces nos pillan bajando al Jou Santo y a las 9,30, al pie de la cara norte, nos ponemos todos los trastos. Se la ve bien repleta de hielo y la nieve está dura de narices. No se ve a nadie y es nos extraña porque pensábamos que no íbamos a ser los únicos. Lo que es cierto es que toda la cara norte ese día iba a ser para nosotros y esperábamos que no se nos atragantase. 


Las primeras rampas nos dan una idea de lo que nos espera, puntas delanteras hasta para subir por la nieve. El primero largo lo hacemos un poco por la izquierda aprovechando unos planchones de hielo muy llamativos y de generoso grosor. La reunión la hacemos a 60 metros de dos tornillos de hielo. 




El segundo largo lo escalamos por la pala de nieve que está congelada y lo alargamos unos 70 metros  montando la reunión en la roca con clavo y friend. Hemos conseguido ahorrarnos una reunión y agrupar tres largos en dos. 




El tercer largo discurre por la característica goulotte y ya es más vertical aunque con buen hielo. La reunión la hacemos a la altura de la reunión de clavos y cordinos pero la presencia del hielo, hace que no la podamos usar y la tengamos que instalarla en mitad de la goulotte de dos tornillos y colgarnos de ellos porque es imposible tallar una repisa para los pies. 




El último largo sigue siendo tieso hasta llegar a las campas de arriba que están formadas por nieve polvo debajo y una placa de nieve costra encima que da bastante miedo. Montando la reunión vemos a otro escalador que no sabemos de dónde ha salido. Son un asturiano y un leonés que están bajando y nos dicen que vienen de escalar la arista este.


 Conociendo las condiciones de la nieve y el complicado del descenso que tiene esta montaña decidimos no seguir a cumbre y dirigirnos al rápel de la arista para ganar tiempo. Llevamos los pies destrozados por las horas de escalada de puntas delanteras en un hielo duro como una piedra. Al sol comemos algo y descansamos mientras que dejamos a la pareja que nos hemos encontrado alejarse en los rápeles y así no entorpecernos. El día es espectacular pero no está para entretenerse mucho porque no nos fiamos del descenso. El primer rápel es incómodo pero se hace bien al igual que el segundo. Con mucho cuidado destrepamos la canal Ancha hasta el tercer rápel donde al recoger las cuerdas se traban y nos hacen estar un rato para recuperarlas. 




 Seguimos bajando pero no se puede hacer cara al valle por la dureza de la nieve y nos despistamos al tratar de encontrar la canal de bajada con lo que nos volvemos a situar debajo de la cara norte y plantamos una estaca y rapelamos de ella. Llegamos al lugar que nos pusimos el arnés y descansamos un poco mientras recogemos cuerdas y nos quitamos todos los trastos. Estamos fundidos por la tensión y las punteras de los pies no pueden doler más. Ya solo nos queda desandar lo andado por la mañana e inevitablemente volvemos la vista cada poco tiempo para admirar la soberbia cara norte de Peña Santa y el entorno en el que está. Poco antes del collado de La Fragua sacamos las linternas y vemos unas luces en el último rápel del Marqués. Seguimos bajando cada uno pensando en sus cosas. En el refugio descansamos un buen rato ya que estaba claro que íbamos a llegar tarde a casa y devoramos todo lo que nos queda de comida. Cuando estábamos a punto de salir llegan los dos asturianos que estaban rapelando por el Marqués y parte de la bajada la hacemos junto charlando y disfrutando de una maravillosa noche. Ir a Peña Santa en invierno sabemos lo que supone pero esta vez fue un poco más complicado por la dureza del hielo y la nieve. Realmente es una de las cimas más grandiosas de los Picos y nos ha sorprendido la poca gente que hemos visto habiendo las condiciones que hay.


17 de enero de 2022

Curavacas cara norte; vía Los Faquires.

 Sábado 15 de enero

Potente anticiclón el que tenemos encima y aunque la temporada está siendo seca y no está siendo muy buena, había que probar. Con un solo día disponible decidimos apostar  seguro y fuerte; al Curavacas. Madrugón de los buenos y a las 7: 45 estamos en Vidrieros que nos recibe con unos generosos  – 13ºC que nos congela hasta las ganas de hablar.

Al pie del corredor Sur ya hemos empezado a recuperar temperatura y vemos una pareja subiéndolo. Nosotros decidimos subir por el corredor Oblicuo que no lo conocemos y suponemos que con el frío la nieve va a estar dura.  Nos juntamos con ellos en la cima del pico del Medio del Curavacas y nos comentan que se van para abajo a tomar unas cervezas. Nosotros les decimos que nos va a quedar bastante para catar semejante manjar.


En el Portillo nos equipamos al sol con todos los trastos y montamos el rapel para bajar. Vemos que está muy seco pero todo hielo o nieve dura. Una vez en la cara norte nos decantamos por Los Faquires  porque el resto está con poco hielo y nieve.



El primer largo es un muro de hielo duro como el cristal donde los crampones muerden lo justo, los piolets parten el hielo que se estalla y hay que sanear y los tornillos entran con esfuerzo pero quedan a prueba de bombas. A 60 metros montamos reunión y paramos lo justo para cambiar el material y salir disparado para mantener el calor corporal. Los dos siguientes largos tienen menos hielo y la nieve está dura con lo que progresamos con rapidez. El cuarto se le ve escaso y hay que escalar algo en mixto pero la extraordinaria calidad del hielo hace que no suponga muchos problemas. El quinta largo es la travesía descendente que está en roca y es incomoda pero protegida por un clavo. En corto último largo nos saca a la arista y al sol que no calienta mucho pero se agradece. De ahí a la cima son 5 minutos.

1 largo

2 largo

3 largo



4 largo

5 largo

Último largo

No teníamos muy claro por donde bajar pero viendo la hora nos decantamos por volver al Portillo y regresar por terreno conocido. Comemos algo y vemos que el agua se ha congelado dentro de las mochilas ¡como para pensar en cervecitas estamos !



Bajamos por el mismo sitio que hemos subido ya que la nieve está perfecta y con las últimas luces llegamos al pueblo en una actividad que casi nos sale una “media jornada”

Cualquier vía de la norte del Curavacas, y más en el día desde casa, sigue siendo una actividad dura y comprometida. La soledad absoluta de todo el murallón y el frío reinante hace que tengas que valorar que no hay muchas posibilidades de errores pero atrae y mucho.



20 de diciembre de 2021

Peña Castil 2.440 metros; corredor noreste y una sorpresa.

 

Después de haber empezado la temporada invernal en la cara norte del Cornón había ganas de algo más largo y alto. Así que nos decantamos por esta vía que solo por llegar a la cumbre de Peña Castil ya merece la pena. Por delante 1.400 metros de desnivel por una nieve que, como nos imaginábamos, estaba muy dura y en condiciones ideales para progresar a la mayor velocidad posible para tus piernas. A los pies de la canal del Fresnedal nos pusimos los crampones y no nos los quitaríamos casi en todo el día. Los primeros metros subimos por la ruta normal pero poco a poco nos fuimos separando hacia la izquierda.

            El día era maravilloso, la temperatura ideal y el sol calentaba poco así que la nieve seguía dura a pesar de las horas que pasaban. Tuvimos que desplegar toda la gana de movimientos de progresión en nieve dura empinada porque los gemelos todavía no están acostumbrados a este tipo de rampas. A pie de una “goulotte”, muy escasa de nieve y de hielo, montamos una reunión y la escalamos. Menos mal que no es muy empinada porque si no no pasamos ya que se rompía todo y la roca solo servía para proteger por ser muy lisa. Unos metros por encima conseguimos pinchar nieve dura, salir a la campa superior y montar una reunión a tope de cuerda con estaca y piolet.






De aquí viene una travesía hacia la izquierda que no es difícil pero el verglass que había hacia que fuese muy incómoda y expuesta debido a que no se podía proteger con nada. En una horcada, ya en la arista, montamos reunión enlazando unos bloques también a tope de cuerda. El tercer largo es ya en la arista y es escalada en roca aunque por la presencia de verglass hubo que hacerlo con crampones. Con otro largo corto de escalada mixta llegamos a una antecima donde recogimos las cuerdas e hicimos una pequeña travesía a la derecha para coger la ruta normal.


En la cima estuvimos solos disfrutando del momento y la tranquilidad. Cualquiera que haya estado en Castil sabrá de lo que hablo. Comimos y para abajo que quedaba bajada y pocas horas de luz. La bajada seguía la tónica de la mañana; nieve dura a muy dura. En línea recta a la Horcada de Camburero eso sí antes de llegar a ella nos tuvimos que quitar los crampones porque el viento se llevó la nieve.

De la Horcada para abajo que el día avanzaba. Al poco de empezar a bajar vimos a un chaval en unas piedras y cuando llegamos a él nos contó que hacía allí. Había perdido un crampón y no podía seguir bajando. Su compañero había bajado a pedir ayuda hacía dos horas y no tenía noticias. Le explicamos lo que podíamos hacer para ayudarle a bajar ya que no íbamos dejarle solo y él aceptó. Le pusimos un arnés, unimos las dos cuerdas, clavamos una estaca en la nieve y con un nudo dinámico le fuimos descolgando de 120 metros en 120 metros. Llegamos a una zona intermedia llana y en ese momento apareció el helicóptero y se le llevó. A nosotros nos quedó seguir bajando y ya se nos metió la noche pero la luna llena nos alumbró. Contentos y cansados por igual llegamos al coche recordando la última frase del que se bajó del helicóptero ¿vosotros necesitáis algo? si, que nos bajes le teníamos que haber dicho





La temporada ha empezado y esperemos que sea como la de hace dos años

11 de diciembre de 2021

G.M.ALTAI DINERO DESTINADO PARA EQUIPAR Y REEQUIPAR ZONAS DE ESCALADA 2021

 Como otros años al llegar estas fechas os ponemos dónde se ha ido la mayor parte del dinero que cobramos demás al federaros con nosotros

 Labrador y Garrido

Equipar en Puerto Calderón

9 chapas inox, 2 chapas con argolla inox, 11 parabolts inox

 

David y Garrido

Equipar en Urdón

13 chapas inox, 1 reunión inox, 15 parabolts inox

 

Jorrín y Labrador

Equipar en Panes (sector nuevo) y Puerto Calderón

22 chapas inox, 2 descuelgues inox, 26 parabolts inox

 

Fran para equipar en Somahoz

24 chapas inox, 6 chapas con argolla, 2 reuniones inox, 34 parabolts inox

 

Total material inox:

2 descuelgues

3 reuniones

8 chapas con argolla

66 chapas

86 parabolts

 

TOTAL 651 €

 Gracias a todos en especial a los reequipadores y equipadores por su esfuerzo y tiempo empleado.

31 de julio de 2021

Aguja Traseljuracu, Bulnes. Vía Pedro Udaondo.

Hacía tiempo que habíamos visto esta vía que se abrió y se dedicó a Pedro Udaondo en las cercanías del pueblo de Bulnes. Tenía pinta atractiva tanto en los grados como en la aproximación así que estaba en esa “carpeta” que todos tenemos de tareas pendientes. Por fin llegó el día en el que nos juntamos con idea de sacarla de esa carpeta.

                                                        Puente la Jaya

La aproximación al pie de vía es siguiendo el camino a Bulnes, de puente a puente; del puente de la Jaya al de Colines. Los tres consideramos que subir por el camino de Poncebos a Bulnes es una delicia para los sentidos y como la mochila es liviana pues subimos sin casi darnos cuenta eso si llegamos empapados porque había mucha humedad. El comienzo de la vía se ve fácil por las chapas que hay.

                                                               La aguja Traselfuracu

Los dos primeros largos son tipo Fresnidiello, roca áspera que se clava bien en los dedos y metros sin meter seguros pero que se ascienden sin sobresaltos por una compacta roca. En el tercer largo ya aparece más vegetación y de hecho la reunión se monta en las cercanías de un nogal. En el cuarto largo surgen las dudas de por dónde va la vía y nos decantamos por salir hacia la derecha ya que se ve más sencillo hasta situarte debajo de un desplome donde hay un clavo. Un arreon con decisión es necesario dar para superar el desplome y seguir a la siguiente reunión. Aquí creemos que nos hemos equivocado y hemos salido de la vía escalando una zona con bastante vegetación que no siendo difícil era muy expuesta.


                                                       Primero largos



                                                               Paso de sexto grado del 4º largo

En este largo se llega a una pradera que hay que remontar hasta situarte en la segunda gran parte de la vía. El muro que tenemos delante es impresionante y dos clavos te indican donde montar reunión y la salida de este largo con tendencia a la derecha va buscando las debilidades del paredón. El séptimo largo es impresionante, vertical, compacto y cuando crees que todo está acabado te encuentra una pequeña laja, un pequeño buzón o algo que te mantiene en la verticalidad e impide que vayas para abajo. Es muy mantenido con algún seguro fijo pero que tienes que proteger. En definitiva; impresionante.

                                                                      Sexto largo



                                                   Impresionante muro del septimo largo



Aquí decidimos parar la escalada ya que habíamos leído que los dos siguientes largos tenían vegetación y todavía nos tocaba rapelar .

El primer rápel lo hicimos exprimiendo al máximo las cuerdas y aun así había que destrepar un poco hasta alcanzar la pradera. Hicimos dos en uno pero con mucha precaución porque no dan las cuerdas. Bajamos la pradera y fuimos a la reunión donde sustituimos el cordino que había. Hicimos otros tres rápeles más hasta el suelo.


Al lado del río comimos, bebimos y poco más porque se había metido la niebla y soplaba un aire “veraniego” que desaconsejaba lavarte en exceso en el río. La bajadita sin gente y comentando la vía que tiene sus largos espléndidos y otros un poco más guarros. Quitamos plantas, limpiamos reuniones de zarzas y evidentemente como dicen otras reseñas, si se escalase más habría menos plantas. Los dos últimos largo nuestros son de los que te hacen olvidar el tema de las plantas. La roca en general es buena sobre todo en las zonas más verticales pero hay otros sitios, generalmente donde el terreno es más fácil, donde está algo rota y hay que tener cuidado.

                            

                                                            Bonitas vistas de Bulnes

El croquis de la vía lo tenéis en;

https://guiasdelpicu.blogspot.com/2017/10/pedro-udaondo-un-bonito-homenaje-de.html

https://entretenimientovertical.blogspot.com/2018/05/via-pedro-udaondo-la-aguja-treselfuracu.html