28 de enero de 2020

Pico Curavacas (2.524 m.), vía Directa del Fraga.


Si hay una vía que se nos ha resistido siempre que hemos ido a intentar escalarla, esa ha sido la directa del Fraga. Nevadas en Vidrieros de las que salíamos apurados  con los coches, vientos fuertes, lluvia o hacer los primeros largos de la vía Diagonal y ver que no estaba formada la cascada de entrada, era lo normal. Llegamos a pensar que había una maldición y que era mejor no nombrarla si se nos pasaba por la cabeza ir a escalarla. Así que decidimos rebautizarla entre nosotros como; la innombrable. Pero llegó esta temporada, en la que los sueños se cumplen, y en Navidades nos enteramos que estaba formada. Por esas fechas había otros objetivos hasta que llegó el fin de semana pasado y para allá que nos fuimos.
                Salimos tarde con idea de llegar a Vidrieros a la hora de cenar. No se veía mucho ambiente salvo unos chavales que estaban vivaqueando. Entre nosotros comentábamos que ya la debía haber escalado toda aquella gente que la tenía ganas pues había pasado un mes desde las primeras noticias. A las 5,30 nos levantamos  y los que vivaquearon salían para arriba cuando nosotros salíamos de la furgo a ver como estaba la noche. Una hora más tarde nos pusimos en marcha y sobre las 8.30 llegamos al collado del Hospital. Solo habíamos visto 5 linternas, de las cuales 2, se fueron para la sur. Pues genial poca gente. En el collado nos pusimos los crampones y las manos se nos quedaron como estacas y empezaron a doler como si te las estuvieran aplastando y pinchando con agujas. El que lo haya sufrido ya sabrá de que dolor estoy hablando.
Rampas de la Diagonal
                Al sol, y ya en las rampas de la vía Diagonal, recuperamos las manos y vimos una cordada que estaba escalando el primer largo y otra que estaba esperando. Nos pusimos los trastos y al llegar a la cueva descubrimos que había otros dos más. Al final cuatro cordadas por delante de las cuales, en un principio, tres iban a la misma vía que nosotros. Valoramos opciones y al final decidimos asumir el riesgo que suponía tener gente por encima y meternos en la directa del Fraga. Nos tocó esperar y cuando llegamos al primer largo de la vía solo quedaban dos cordadas por encima ya que los otros decidieron irse para la Diagonal.
               
primer largo de la Diagonal bajo la ducha
La vía es una pasada si está bien formada. El primer largo es un muro vertical donde los pegotes de hielo que permiten ir escalándolo con relativa tranquilidad. Se dejaba proteger con tornillos y además descubrimos que hay un clavo que lo vimos porque tiene un mosquetón. Lo malo fueron las purgas de nieve que nos caían desde arriba, tiradas por las cordadas que nos precedían. Era un ejercicio de autocontrol y tranquilidad que vino bien para practicar la escalada en condiciones extremas. La reunión se monta en una cueva a resguardo de caída de hielo. De aquí sale el siguiente largo que tiene un muro también bastante tieso aunque más corto. Este largo lo escalamos siguiendo la tónica del anterior. El tercero también tiene sus sorpresas y de hecho, para mí, tuvo el paso tonto del día. El resto es un corredor de nieve y hielo que hicimos en ensamble metiendo seguros.
Cordada que llevábamos por encima
primer largo

Primer largo
                

Primer largo

Segundo largo

Llegando a la segunda reunión

Tercer largo


Acabando el tercer largo
En el collado de arriba por fin nos dio el sol pero también un viento fuerte que sumado al frío reinante pudo con el calor del sol. La montaña estaba espectacular. Parecía que habíamos escalado una coliflor, no se veía roca por ningún sitio y el paisaje te hacía recordar otras cordilleras lejanas. Recogimos de cualquier manera los trastos y para cumbre. 4 fotos y cagando leches para el Callejo Grande a ver si podíamos evitar el viento y calentarnos un poco. La nieve estaba perfecta para bajar así que al pie de la pedrera paramos a comer algo.

Collado

Llegando a cumbre
Cumbre

Bajando por el Callejo Grande

                Al final la innombrable nos dejó que la nombrásemos. Es una muy bonita vía en una bella montaña y con unas condiciones muy especiales que hará que nos acordemos de ella durante muchos años. Son tres largos apretones que si no están formados su escalada va a ser muy expuesta. Pensábamos que pasado el primero las hostilidades desaparecerían pero los otros dos tienen sus sorpresas que vas a descubrir metiéndote en ellos aunque no tan difíciles como el primero. El frío y las purgas de nieve le dieron un toque más alpino.

18 de enero de 2020

DINERO DESTINADO PARA EQUIPAR Y REEQUIPAR ZONAS DE ESCALADA 2019




Como todos los años, el Grupo de Montaña ALTAI destina gran parte de sus recursos económicos obtenidos con la “cuota extra” que pagan nuestros federados al tramitar la licencia con nosotros a equipar y reequipar zonas de escalada que todos usamos y disfrutamos. Y es que para eso es este dinero, para todos.


Hay que agradecer a los equipadores su trabajo altruista, porque equipar, limpiar……….etc, lleva mucho tiempo y dedicación.


Este año 2020 seguiremos con el mismo planteamiento, destinar el dinero a material para equipar, así que si alguien tiene una idea solo tiene que proponerlo y en la medida e nuestras posibilidades intentaremos olaborar . Os animamos a todos.


Los equipamientos han sido:


· Garrido…………..86 €
Equipar en Los Cantos, vía Altai 20º aniversario 6b

Reequipar alguna chapa+parabolts


· Sergio Torío…………..556 €
Rio Nansa (un sector nuevo pero todavía sin croquis porque se sigue equipando)
Panes, sector Katiuska


· Suco………296 €
Panes, sector Katiuska


· Jorrín…….198 €
Gibaja, sector La Cadena
Panes, sector Katiuska


Total 1136 €


Total material PLX:

· 10 Descuelgues
· 2 Americas
· 106 chapas
· 154 parabolts
· 14 químicos

12 de enero de 2020

Vía Ataraxia Pico San Carlos.


Pues nada que las condiciones siguen, el anticiclón permanece así que para arriba otra vez. Hace unas semanas estuvimos en el Tiro Llago y la vía “Sea of vapors” la vimos con buena pinta así que decidimos hacerla una visita.  El sábado a las 9 estábamos en el teleférico y viendo el panorama de coches que llegaban decidimos espabilarnos y ponernos a la cola. A las 10 de la mañana había una buena romería de personas y muchas caras conocidas.
            Decidimos sacar solo ida porque nos olíamos que bajaríamos de noche por la Jenduda ya que si la vía a la que íbamos no estaba en condiciones igual tirábamos para la norte del Tesorero. Otra alternativa era la norte de San Carlos pero nos dimos cuenta que mucha gente iba a ir a ella. También estaba la ataraxia pero esa vía casi la descartábamos porque la considerábamos con pocas posibilidades de estar formada.
Vía Ataraxia con el gran arco arriba

            Primer teleférico y para arriba. Crampones para ir más ligeros y a flipar con un tío que salía corriendo dejando a su compañero atrás. Pelayo y Seco con esquís les costó alcanzarle. Cosas de la montaña y de Fuente Dé. Decidimos ir por el Hoyo Sin Tierra, pasar por debajo de la norte del San Carlos y continuar hasta Tiro Llago. Debajo de la vía ataraxia vimos que tenía continuidad el largo complicado. No era muy ancha pero se la veía posibilidades pero  ¿y si llegamos donde empiezan las hostilidades y solo en una capita de hielo o nieve fina? ¿y si resulta que se puede pasar? Esta son las típicas preguntas que nos hacemos a pie de un corredor tan fino como este y la repuesta está en la vía así que para arriba en busca de la respuesta correcta.
            En unas rocas a pie de vía nos pusimos los trastos y vimos que la entrada directa no estaba formada en hielo así que escalamos el primer largo (30 metros) por la derecha en mixto y algo de hielo. Montamos reunión con un clavo y un fisurero y en un pequeño destrepe nos metimos en el corredor. Este segundo largo nos saldría de unos 40 metros y es el más complicado de la vía. En él había de todo con respesto a la calidad de la nieve y el espesor del hielo y por fortuna donde los crampones no iban bien los piolets entraba bien y al revés. Metro a metro fuimos subiendo protegiendo el largo con material de roca y tres tornillos. Se empina bastante más de lo que parece en la reunión y el tramo de arriba estaba estrecho y muy fino. Había zonas donde los piolets solo pinchaba bien en fila; uno encima del otro y los crampones iban por donde podían.
Entrada a la vía

1 largo

2º largo

2º largo

3º largo

5º largo

La reunión se monta en un parabolt, se refuerza con un friend y en el largo no vimos nada. El tercer lago es una campa con un muro de hielo en medio de unos 6 metros. Lo más curioso de esta vía es que a medida que progresas te diriges hacia un gran arco que casi en su base te desvías hacia la izquierda. Un par de largos más, sencillitos, porque tenían bastante nieve, te dejan en la cima en un fabuloso día. Sobre las tres aparecíamos en la cumbre y nos tomamos las cosas con mucha calma. Iban apareciendo algunas cordadas que venían de la norte clásica y nosotros tomando el sol, comiendo y disfrutando del paisaje y la temperatura. Todavía teníamos el recuerdo del frío del fin de semana pasado.
Llegando a cumbre

Cumbre
             A las 4 para abajo con una nieve bastante mala para andar al principio. Tuvimos que volver a sacar el billete del teleférico pagando 4 euros más que si hubiéramos sacado ida y vuelta pero que bien pagados. Habíamos hecho esta vía que no contábamos con ella y encima nos habíamos ahorrado la Jenduda. El segundo largo nos pareció soberbio pena que no hubiese otro más igual en la vía.
            A partir del lunes en Fuente Dé reinará la tranquilidad y la soledad, desaparecerán las colas y las carreras y quedará para aquellos que quieran sufrir o disfrutar un poco más.
Luces de atardecer en Peña Vieja




7 de enero de 2020

Torre Santa María. Cara noreste.


Tercera salida de estas Navidades y por seguir el orden nos tocaba visitar el Macizo Occidental de los Picos de Europa. Con la generosidad de condiciones invernales que reinan en los Picos nos podemos plantear hasta varias vías en una zona e incluso en una montaña. Nos decidimos por conocer la cara noreste de la Torre Santa María o probar suerte con la vía de la derecha de la cara este. Esta cima está siendo asaltada y asediada por numerosas cordadas todos los días gracias a las excepcionales condiciones de hielo que hay en todas sus vías y sobre todo en la cara norte.

                El viernes 3 salimos al mediodía hacia los Lagos con un día triste y lluvioso. Por fortuna nos pudimos cambiar de ropa bajo techo y medio lloviendo salimos para el refugio de Vegarredonda donde llegamos a las 5. Dos chavales estaban dentro y habían intentado la Arrieta pero se habían bajado por el tiempo ya que estaba nevando. Preparamos las mochilas para el día siguiente y al saco a dormir la siesta y vaguear el resto de la tarde. Otra cordada apareció. Bajaba de la Pili Cristina empapados y medio perdidos en la niebla. A medida que la tarde avanzaba iban llegando diferentes grupos de escaladores. Cena, charla con diferentes personas y a las 9 al saco.

Al día siguiente a las 5 casi todo el mundo arriba: follón, voces, estornudos, gente haciendo la mochila…..  nos sorprendió el madrugón cuando solo dos iban a Peña Santa. Al final nos levantamos media hora antes de lo previsto y pasaban las 6 de la mañana y para arriba. Noche oscura a más no poder y estrellada con alguna estrella fugaz rasgando la oscuridad. La nieve dura como un cuerno así que un poco por encima del refugio viejo nos pusimos los crampones. Me sigue resultando un coñazo andar con linterna frontal y acabo con un mareo de la de dios. No me acostumbro ni en veinte años más.
Por la parte izquierda es por donde empezamo

Desde el Jou de los Asturianos vemos la noreste con mucha continuidad de hielo así que ni vamos hacia la cara este y salimos para arriba. La idea era seguir la vía Tito pero al final lo que hicimos fue enlazar todas las cascadas de hielo que pillábamos. Como dijo uno subiendo por todo lo peor. Realmente la situación es excepcional porque además donde pensábamos que había nieve resulta que era hielo tapado por los pocos centímetros de nieve que habían caído el día anterior.
1 largo
1 largo

2 largo

 
3 largo

3 largo

4 largo

Nos salieron 5 largos: 4 a tope de cuerda y el último más corto y que nos llevó a coger la vía del Corredor de Marqués donde escalamos el último largo para llegar a cumbre. Aquí coincidimos con otra cordada pero en la cima nos apañamos. Las vistas eran grandiosas e intentamos calentarnos un poco con el sol que por fin nos daba. En la vía pasamos un frío de los que te tiemblan hasta las pestañas debido al viento de nordeste que nos daba y a las bajas temperaturas. Unas fotos, charlamos con la cordada  y para abajo que todavía quedaba mucho por andar. Hicimos el primer y el último rapel del Marqués, utilizando nuestras cuerdas y las de Pelayo y Samuel con los que coincidimos en la bajada que venían de la norte directa.
Arista final

Cumbre

Cumbre

A pie de vía recogimos trastos, bebimos y comimos algo y para abajo que en Vegarredonda nos esperaba el resto de la mochila. La nieve dura hizo que el descenso fuese muy cómodo y, donde por la mañana nos pusimos los crampones, por la tarde nos los quitamos. A las 6 de la tarde llegábamos al coche metido otra vez en la niebla pero muy contentos del día y de la actividad.

Impresionante la cara norte de Peña Santa

Estas Navidades tres salidas y 4 actividades. Está claro que a este ritmo va a ser una temporada histórica. Por último nos sigue resultando extremadamente llamativo que una vía como el Marqués, con todo lo que se hace y se rapela, tenga un rápel volado tan sumamente cochambroso. Un clavo oxidado, un cordino que sale del hielo y un maillón, es de donde se cuelga todo el mundo. Esperemos que esos acuerdos que se toman todos los años para reequipar vías se fijen algún día en esta vía y lo arreglen.

29 de diciembre de 2019

Vía Noreste de Tiro Llago y cara norte de la Palanca.


El buen tiempo se ha instalado en el norte y con la nieve y el frío que hace pues hay que aprovecharlo. Esta vez nos decantamos por la zona de Cabaña Verónica y la siempre huidiza cara norte de La Palanca. Tres veces hemos peregrinado a sus pies y tres veces nos ha dicho que volvamos otro día.

A las 10 estábamos en Fuente Dé para coger el primer teleférico y con un mochilón de los de los que cada día llevamos menos, salimos para Verónica. Lo primero que nos llamó la atención fue lo duro que estaba la nieve para la hora y orientación así que crampones y para arriba. El día espectacular y al mediodía estábamos en Cabaña donde no había nadie. Dejamos los sacos, comimos algo y decidimos ir a ver como estaba el corredor noreste del Tiro Llago. La entrada del corredor se presentaba interesante hasta con hielo así que para allá fuimos. Un largo bonito y el primer tornillo de la temporada. El segundo largo en nieve nos dejó a pie del resalte de salida que se le veía tieso. Por fortuna el hielo permitió pinchar bien y en un par de arreones fuertes llegamos a la arista final. Un atardecer anaranjado y típicamente invernal en cuanto a los cielos al que había que añadir la cumbre completamente helada y la soledad del momento, hizo que disfrutásemos como enanos.

1º resalte


Resalte de salida

Cumbre


El descenso complicado porque el rapel de la cumbre está tapado. Todo congelado y clavando puntas delanteras fuimos perdiendo altura hasta el segundo rapel que si estaba descubierto. Lo usamos con una sola cuerda y para el refugio ligeritos que se echaba la noche encima. Al llegar a Verónica sorpresa, la soledad de todo el día se había transformado en una multitud de 10 personas buscando colocarse en un espacio donde entran 5.
Descenso de la cumbre de Tiro Llago
La noche fue complicada así que decidimos acortarla y a las 6 de la mañana para arriba. Levantamos a los del suelo que se metieron en las literas y a desayunar mientras fundíamos nieve para llevar agua. A las 7 de la mañana salimos metidos en una oscuridad total y con poco frío. La noche era estrellada e incluso vimos varias estrellas fugaces. En la collada Blanca empezó a clarear y sobre las 8 estábamos viendo la cara norte  que si parecía que tenía buena pinta. Nos acercamos a pie de pared y el agujero de la vía Ojal parecía tapado de nieve. Así que hartos de ser rechazados por esta majestuosa pared decidimos ir a la vía Clásica que se la veía con buen hielo.
Vía clásica empieza en la cascada de hielo y acaba arriba a la izquierda
Sobrecoge bastante mirar para arriba y ver los trescientos metros de pared. Además esta vía hace muchas travesía evitando los muros con lo que una retirada en mitad de la pared iba a ser muy complicada. Pasaban las 9 de la mañana cuando empezamos la escalada y las condiciones de la nieve y el hielo eran muy buenas. 4 horas de escalada con largos casi todos a 60 metros porque la reuniones las montabas donde querías ya que,  excepto en el primer largo, no vimos nada. La vía son travesías de campas de nieve verticales que van esquivando muros verticales de roca y luego resaltes de buen hielo que van haciendo que vayas desentrañando los misterios de este paredón. Como decía antes las reuniones se montaban cuando se acaba la cuerda usando todo tipo de materiales; estacas, piolets, clavos, material de roca. El 5º largo fue el más expuesto porque a medida que ascendíamos la calidad de la nieve fue cambiando a peor; menos transformada y más costra. Cuando llegamos al largo del túnel y vimos que podíamos pasar nos relajamos. El largo de salida espectacular con esa sensación que se tiene cuando acabas la vía y te da el sol en la cara. Después de 4 visitas a este paredón por fin salíamos por arriba.
1 largo

2 largo

3 largo

4 largo

La Bermeja, Cerredo y Cabrones, testigos petreos de la escalada

5 largo, el más expuesto

6 largo

El agujero

8 largo

Saliendo



Disfrutando de la Torrija

Tardamos  4 horas en completar la escalada y desde la cima el paisaje era espectacular. Un viento frío mantenía los cielos limpios y se veía Peña Ubiña como si estuviera al lado. Centenares de cimas y todo bien congeladito. Recogimos trastos, comimos los ricos manjares que solemos llevar en este tipo de actividades a excepción de una torrija navideña y para abajo con mucho cuidado. Desde la cumbre a Cabaña Verónica no se puede decir que sea un paseo. Lo primero que haces es alejarte hacia la collada de la Celada para luego bajar hacia el Hoyo Grande perdiendo la menor altura posible ir hacia la collada Blanca. Con el tic-tac del horario del teleférico en nuestra cabeza seguimos hacia Cabaña Verónica donde recogimos todo y para abajo. La nieve seguía bastante dura con lo que hasta llegamos con media hora de adelanto al cierre del teleférico.
Panorámica desde la cumbre

Semana gloriosa si la comparamos con lo que viene siendo habitual otras temporadas y esperemos que siga así. Las condiciones son buenas para escalar pero peligrosas sino se tiene una buena técnica de cramponeaje. La vía de la norte de La Palanca nos ha parecido espectacular pero muy comprometida si hay que bajarse de ella. Seguiremos insistiendo con la vía del Ojal a ver si un día podemos escalarla pero aunque nos rechace movernos por esos sitios en invierno es todo un espectáculo para los sentidos. Curiosamente si se aprueba el PRUG de los Picos de Europa tal y como está escrito escalar estas dos vías sería ilegal ya que el pie de pared es una zona protegida