12 de agosto de 2018


Madejuno y Pilar de Nazaret. 4-5 agosto 2018

  •          Chema Alvargonzález
  •          Iñigo Alvargonzález
  •          Jorge Fernández
  •          Luis Felices
  •          Raúl Guerra


El fin de semana venía con buen tiempo, quizá demasiado, asi que no quedaba otro remedio que subir a picos que seguro que las temperaturas no iban a ser tan asfixiantes, o al menos en teoría.

La idea era que Chema, Iñigo, Jorge y Raúl quitasen de la “lista” uno de los objetivos del verano, la cresta Madejuno-Tiro Llago, así que para allá que nos encaminamos. Después de un buen madrugón para ser los primeros en el teleférico, nos dimos cuenta de que no fuimos los suficientemente rápidos. A las 8:20 ya había una cola considerable para sacar los tickets, asi que no quedó otro remedio que esperar y subir en el tercer teleférico, aunque bien es cierto que comenzó a funcionar algo antes de la hora prevista, así que a las 9:20 ya estábamos en la estación superior  de Fuente De.

Para llegar al Madejuno optamos por el sendero que atraviesa el collado de Fuente Escondida y que por las faldas de Torre Altaiz, Pico San Carlos y la Torre del Hoyo Oscuro llega hasta los Tiros de Casares. El sendero está muy bien marcado y señalizado con puntos rojos. Sin llegar a los tiros de Casares habrá que girar a la derecha para acceder a través de una llambrías al comienzo de la chimenea de acceso a la cumbre. La chimenea, aunque no es difícil (III grado), requiere atención y no despistarse; ah, y el casco es muy recomendable. Más bien imprescindible.  Y si no estamos acostumbrados a trepar, la cuerda tampoco viene mal siempre que se sepa usar correctamente. A la salida de la chimenea hay una reunión montada para aseguramientos o un posible rapel de bajada.

Camino del Madejuno
Chimenea de subida
Una vez en la cumbre y hechas las fotos de rigor, continuamos la cresta. Según salimos de la cumbre hay un pequeño destrepe en el que también es posible asegurarse o rapelar. No es difícil, pero el patio ya es considerable. Después se va continuando la cresta siempre buscando lo fácil y evidente hasta que nos topamos con el primer rápel (aunque después nos hemos enterado de que se puede evitar con un destrepe por la vertiente norte). Aun así, es un rapel volado de 20 metros muy bonito y estético. Después del rapel, en un alarde de cordura y buen criterio, miramos el reloj y lo que aún nos quedaba de arista y decidimos que, para evitar acabar demasiado tarde, lo mejor era abandonar la arista por la vertiente sur para alcanzar el camino que viene de Liordes a Tiro Casares. Así que nos pusimos a ello y en otro destrepe algo delicado por las piedras sueltas, escapamos hacia terreno seguro y rápidamente alcanzamos sin mayor problema Tiro Casares.

Cumbre Madejuno
Rapel volado.

Desde allí nos dirigimos a Cabaña Verónica a tomar una cerveza y de allí para abajo. En Lloroza nos separamos; Chema, Íñigo y Jorge volvieron a la estación inferior del teleférico por el Hachero y Raúl se quedó en el Vivac-Resort “exclusivo” del ALTAI en donde había quedado con Luis que subía por la tarde y tenía el capricho de subir por la Jenduda. Allí pasaron la noche, de esas que hacen afición, sin viento, cálido y bajo un manto de estrellas.

Cabaña Verónica
Al día siguiente tocaba madrugar para que el calor no apretase en exceso en nuestro objetivo del día, El Pilar de Nazaret en la Torre de la Coteras Rojas. Sin duda alguna, es una vía muy apropiada para días de calor ya que es orientación oeste. Pudimos escalar toda la vía a la sombra hasta el final del último largo.
Torre de la Coteras Rojas

El Pilar de Nazaret es una vía espectacular de cuatro largos y de dificultad media-alta que requiere bastante destreza en la autoprotección. Fue abierta en 1983 por José Rubio y Juan Jose Sañudo y la verdad es que les quedo un viote de los que merece la pena repetir. La roca es bastante buena salvo la salida del último largo, hay desplomes, fisuras, placas y un equipamiento justo. Vamos, que es una joya a la que hay que ir algo en forma porque el grado obligado ronda el 6a+

El primer largo es quizá el más complicado. Tiene un clavo y un puente de roca. La primera parte, hasta llegar al clavo, quizá sea lo más complicado (6a), aunque se puede proteger bastante bien. Una vez que se sale del clavo, ya algo más fácil (V+) no espera una bonita fisura que se protege bien con Friends. Cuando la fisura acaba, hay que salir hacia la derecha por una placa y posteriormente recto hacia arriba hasta alcanzar el puente de roca. Esta sección es muy bonita. Tras el puente de roca la dificultad aminora y en diagonal hacia la derecha vemos la reunión sobre dos clavos.

Raúl en el primer largo

El siguiente largo es quizá el más disfrutón. Salimos recto de la reunión hasta alcanzar un clavo con un cordino y en este punto, debemos escalar el muro de 3-4 metros a nuestra izquierda que, aunque parece difícil, no lo es en absoluto. Tiene buenas presas y una roca excelente. Una vez superado este tramo entramos en el diedro-fisura que es una gozada. Hay dos clavos en él y se puede proteger perfectamente. Cuando acaba la fisura, salimos hacia la izquierda con un paso un poco tonto para llegar a una terraza con dos paraboles para montar la reunión.

Los pies de Luis en el segundo largo
El tercer largo comienza en una diagonal hacia la izquierda, hacia un clavo con cordino bien visible. La travesía es fina (V+) pero con una roca excelente y buenos pies. Además, antes del clavo del cordino, nos encontramos otro. Del segundo clavo salimos recto hacia un diedro fisurado y cuando acaba éste, hacia la derecha  y denuevo recto hasta una especie de nicho con un clavo viejo y retorcido. Del nicho salimos otra vez hacia la derecha hasta una terraza justo debajo del muro final donde hay dos clavos para montar reunión cómodamente.

Raúl en el tercer largo
Raúl y Luis en la cumbre
El cuarto y último largo es también peleón (6a/6a+) con un muro fantástico protegido con un parabolt y un puente de roca. Una vez alcanzada la chapa hay que salir ligeramente a la izquierda, es lo que te pide el cuerpo. Hay una fisura en la que se puede proteger con un friend y en un par de pasos llegamos a un clavo con un cordino de alargue. Una vez superado éste, ya solo queda navegar, en tendencia hacia la izquierda por terreno fácil pero descompuesto, así que mucho ojo, hasta llegar a la arista donde montamos la reunión sobre unos bloques.

Y bueno, aquí acaba la crónica del fin de semana, que fue bastante completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario