7 de noviembre de 2011

Vía Directa de los Martínez. Cara Sur del Picu Urriellu.

Escaladores:

Raúl Guerra

Marta Portilla

19-20 septiembre 2011

El Picu Urriellu o comúnmente llamado Naranjo de Bulnes es una cima con un imán especial para todos aquellos que les gusta la montaña y cuando uno comienza a hacer sus primeros pinitos con la escalada, se empieza a ver como un objetivo irrenunciable al que todos queremos subir.

Escaladores de todo el mundo se han fijado en él, en sus verticales paredes y en su roca caliza llena de fisuras, canalizos, muros,….etc, por cualquiera de sus cuatro caras. De estas cuatro caras la sur es la más corta y sencilla y la vía Directa de los Martínez la más sencilla y repetida. Cuatro largos que no superan el IV+ , más una corta trepada nos dejan en la cumbre de esta emblemática montaña.

Marta llevaba tiempo probando esto de la escalada, y no se la daba nada mal, pero nunca había escalado una vía alpina. Pero tanto escuchar hablar del Naranjo de Bulnes, ver sus fotos…….. la ocurrió lo que nos ha ocurrido a todos tarde o temprano. Quería estar arriba. Así que aprovechando las vacaciones y una previsión de tiempo maravillosa, nos pusimos en marcha.

El primer día consistió en subir desde el collado de Pandébano hasta Vega Urriellu. Marta tampoco había cargado nunca con mochila pesada, pero subió tan pancha, en 2 horas y 45 minutos digamos que a bastante buen ritmo. El día era estupendo y nos dejo disfrutar la tarde contemplando la impresionante pared oeste.

El refugio de Urriellu, para ser un lunes de septiembre, se encontraba bastante lleno, a la mitad. Allí cenamos muy bien, una ensalada, sopa de marisco y unos espaguetis a la carbonara dignos del mejor restaurante italiano.

Al día siguiente tocaba madrugar, desayunar y poco a poco Canal de la Celada arriba, que siempre se hace muy pesado. En la sur ya había tres cordadas, y eso que era martes…. Pero nada, casi no tuvimos que esperar y en la vía no nos molestamos con ninguna cordada para nada, fue todo muy fluido y en dos horas y media estábamos en la cumbre. Marta, para ser su primera vía alpina, subió sin ningún problema, incluso le pareció fácil.

En la cumbre sí que pudimos disfrutar de la soledad de la montaña y de un sol espléndido durante media hora, todo un privilegio. Ya solo quedaba rapelar, llegar al refugio, preparar la mochila y camino para abajo……al final llegamos a Pandébano a las 18:15. Estábamos cansados pero muy contentos, sobre todo Marta, que se había estrenado en Picos con la mejor de las cumbres y de la mejor forma. Y pensando ya en alguna vía de la cara este!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario