16 de mayo de 2011

Tromso-Alpes de Lyngen. Noruega 2011

Pues sí, así como suena. En la pasada semana santa, que este año caía algo tarde (finales de abril) un grupo de campurrianos, dos de Bilbao, uno de Santander y otro de Torrelavega nos plantamos nada más y nada menos que en el paralelo 69º, en el extremo norte de Noruega. El objetivo era hacer esquí de travesía en uno de los parajes mas recónditos de Europa y con un aliciente diferente para los que vivimos en latitudes mediterráneas “esquiar con el mar a los pies”. Íbamos también con la esperanza de encontrar nieve polvo, aunque esto a estas alturas de temporada es difícil incluso allí. Tampoco nos podemos quejar porque al final pudimos esquiar todo tipo de nieves: buena, mala, regular y un par de días la tan ansiada nieve polvo.

El viaje de ida fue una auténtica paliza. Reinosa-Madrid en coche, más apretados que los tornillos de un submarino y después tres vuelos: Madrid-Frankfurt, Frankfurt-Oslo y Oslo-Tromso. Casi 24 horas de viaje. Al menos no hubo ningún problema con el equipaje y todos los esquís llegaron sanos y salvos. En el aeropuerto de Oslo ya nos juntamos todos. Pablo, Ángel y Aitor habían llegado unos días antes y había aprovechado para conocer algunas estaciones de esquí. Molus y Eneko habían volado desde Madrid directos a Oslo.

Los tres primeros días los pasamos en el área de Tromso, que es la capital de aquella zona. Es una ciudad relativamente grande y con todos los servicios. El camping en el que nos alejamos está genial, con cabañitas de madera muy acogedoras. Estos tres días tenemos suerte con el tiempo, que nos deja hacer actividad todos los días, el sábado incluso doblando:

- Viernes 22 de abril: Andersdaltinden (1.221 metros)

- Sábado 23 abril: Middagstinden (1.006 metros) y Buren (821 metros)

- Domingo 24 abril: Tromsdaltinden (1.238 metros)

El domingo ya cambiamos de zona, a los Alpes de Lyngen, que aunque no estaba muy lejos, sí requería cruzar en ferry por lo que la mejor opción era cambiar de camping. Y la verdad es que no defraudo, los “chalets” eran una gozada, grandes y acogedores e incluso disponíamos de una sauna muy maja. Allí tuvimos 4 días de actividad aunque uno amaneció muy feo y lo dedicamos a descansar y hacer turismo.

- Lunes 25 abril. Sofiatinden (1.222 metros). Por la niebla solo pudimos llegar hasta 1.000 metros.

- Martes 26 abril. Storgalten (1.219 metros)

- Miércoles 27 abril. Descanso y turismo

- Jueves 28 abril. Cabraltinden (1.300 metros)

El viernes habíamos pensado hacer una esquiadita mañanera para después coger el avión a Oslo por la tarde, pero el mal tiempo y la niebla nos desanimó y lo dedicamos al turismo, visitando el museo polar de Tromso y una pequeña aldea muy bonita.

En cuanto al esquí, se puede decir que se trata de una zona impresionante, con desniveles que no superan los 1300 metros y sin grandes dificultades técnicas. En la época que fuimos nos encontramos todo tipo de nieves. Quizá yendo antes, en marzo, se encuentre más nieve polvo pero también se corre el riesgo que se pasen los días nevando y las horas de luz son menos.

Es sin duda una zona muy recomendable por paisaje y por calidad de las travesías y al que puedes ir varias veces y no repetir picos.

El sábado lo dedicamos a recorrer Oslo a pie y en bicicleta, aprovechando un sol radiante y una temperatura primaveral. Una ciudad estupenda que nos dejó un magnífico sabor de boca al viaje en el que todos nos lo pasamos de maravilla.

REPETIREMOS!!!!

Participantes:

- Amable Pelayo

- Aitor

- Eneko

- Eduardo Rucandio

- Ángel Luengo

- Teo Marco

- Pablo Marco

- Marta Sánchez

- Ricardo Moya

- Juan José Vallejo

- Manuel Rábago (Molus)

- Raúl Guerra

1 comentario:

  1. ¡ Mira qe hay paralelos y teneis que ir a ese!

    ResponderEliminar