15 de marzo de 2011

Diagonal de Curavacas

Aprovechando las vacaciones del Carnaval, el sector docente de Altai (Ángel, Chechu, Luis y Goyo) nos dirigimos hasta Vidrieros con la intención de escalar la Directa del Fraga, o la Diagonal, en caso de que la primera no reuniera condiciones.
Salimos a las 7 de la tarde del martes, 8 de marzo, desde Torrelavega. Después de disfrutar del partido Barça-Arsenal mientras dábamos cuenta de una cena mediocre en Ventanilla, un pequeño pueblo de la Ruta de los Pantanos, nos encaminamos hacia el Refugio de Pescadores cercano a Vidrieros. Este refugio forma parte de la Red de Albergues Altai, y llegamos en coche sin ninguna dificultad, dado que no había nieve en la pista que nos conduce hasta él.

Preparativos y comienzo de la marcha de aproximación a la vía.

Sobre la medianoche nos metimos en los sacos, y poco después, a las 6 de la mañana, ya estábamos arriba. Una hora después terminábamos los preparativos en Vidrieros y comenzamos a ascender, primero entre una niebla poco consistente que rápidamente superamos y que nos dio acceso a un día espléndido.

Aproximación desde el collado del Hospital
Dos horas después alcanzamos el collado del Hospital, que nos ofreció una hermosa panorámica y el comienzo de la vía. Tras una travesía en descenso sobre nieve muy blanda comenzamos la vía ascendiendo una rampa de unos 40 grados que nos dejó en un collado desde donde ya divisábamos el primer largo de cierto compromiso. Otra travesía nos dejó en el comienzo del mismo, donde ya comenzamos a asegurar.

Goyo resuelve el primer resalte, después le siguen Ángel y Luis

Este primer largo comienza con una cascada en muy buen estado que protegimos con tornillos, si bien al final tiene un resalte que en esta ocasión estaba apenas cubierto por nieve blanda y que lo hizo algo expuesto y comprometido. Aquí encontramos una bifurcación que nos hizo dudar de si se trataba de la Directa del Fraga. Como no lo teníamos muy claro, decidimos continuar.

Ángel Luis saliendo del primer resalte y comienzo de la Directa del Fraga

Un segundo largo sin dificultad nos llevó, esta vez sin ninguna duda, al cruce de la Innombrable (llamamos así a la Directa del Fraga porque cada vez que mencionamos su nombre el mal tiempo nos echa del Curavacas). La encontramos escasa de hielo, y tras algún titubeo decidimos dejarla para otra ocasión, cosa de la que en cierto modo luego nos arrepentimos.

Mixto delicado en el comienzo del tercer largo

El tercer largo nos presentó otro resalte delicado y difícil de proteger, si bien una de las cordadas encontró sitio para un clavo.

Parte final de la vía, por encima de la Placa Amarilla

Un cuarto largo con un estrechamiento protegido con el único clavo que encontramos en toda la vía nos dio paso a la última rampa, que en tres fáciles largos nos puso en el final del corredor. Casi todas las reuniones las hicimos con estacas y un ancla, aunque en alguna ocasión pudimos usar fisureros, friends y clavos.

Cruzando la Llana y disfrutando del sol en la cumbre.

Bajo un sol de justicia recorrimos los metros que nos separaban de la cima principal, donde, antes de descender por el Callejo Grande, disfrutamos de la panorámica y de la tranquilidad que supone escalar una montaña como el Curavacas en un día laborable. ¡Ay! El trabajar en la educación también tiene sus cosas buenas…

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por la ascensión y felicidades por el estupendo día que habéis tenido.
    Eso sí, ¿disfrutar con el Barça-Arsenal?
    Ejem, ejem, ejem

    (Fdo: un tinerfeño)

    ResponderEliminar
  2. Querido Miguel Anónimo, que conste que el texto lo ha redactado Goyo, que "disfrutó" del partido con una camiseta que ponía "Fly Emirates". Pero incluso él lo disfrutó porque mientras veía el partido daba cuenta de un chuletón de potro.

    ResponderEliminar