15 de abril de 2014

Vía Casal-Martínez. Cara norte de Torre Cerredo. 13 abril 2014


Escaladores:

- Luis

- Goyo

- Raúl


A estas alturas de la temporada de nieve y hielo ya tocaba ir pensando en acabarla de la mejor manera posible. Bueno, Goyo y yo, casi empezarla y acabarla, porque Luis ha sido más prolífico este año. El pronóstico del tiempo era muy bueno y en cuanto a la nieve, habría que ir a explorar a ver cómo nos la encontrábamos.


La idea era hacer el corredor central del Pico de los Cabrones o la Vía Casal-Martínez en la norte de Torre Cerredo. Allí lo decidiríamos en función de las condiciones.


Salimos el sábado por la mañana en dirección a Urriellu en donde, después de 2 horas y media de subida bastante cómoda porque el camino esta casi limpio de nieve hasta las últimas rampas, pasamos la tarde tomando el sol, echando la siesta y debatiendo sobre diversos temas. Como íbamos en plan de señores de refugio, a las ocho tocaba la hora de cenar, por cierto, estupendamente: lentejas y pasta con salsa de queso. Después, un poco de tertulia con los amigos de Reinosa, Seco y Vallejo, que también andaban por allí y a la cama, que al día siguiente tocaba madrugar.


El domingo sonó el despertador a las 4:45 y a las 5:30 de la mañana ya emprendíamos la marcha en dirección a Cabrones-Cerredo. La temperatura no era muy fría y a esas horas la nieve no estaba mala para andar. En dos horas y media aproximadamente nos encontrábamos al pie de las Agujas de Cabrones, entre el Jou Negro y el Jou de Cabrones. ¿Qué hacemos ahora? ¿Cabrones o Cerredo?. Decidimos que Cabrones, pero nos dimos cuenta que otras dos cordadas se dirigían a la misma vía, y eso iba a resultar incómodo y peligroso para todos, así que optamos por la soledad de la Casal-Martínez de Torre Cerredo. Y la verdad es que acertamos, porque después nos contaron los chicos que habían ido a Cabrones que se tuvieron de dar la vuelta porque el corredor no estaba completamente formado.


En el Jou Negro, junto a una pequeña estación meteorológica, nos pusimos todos los bártulos y tiramos para arriba. Los primeros 150 metros son una rampa de 50º aproximadamente con nieve dura muy buena para caminar. Después viene un pequeño corredor, de unos 70 metros y 60-70º como máximo, que estaba bien formado y con hielo y nieve dura, bastante sencillo de escalar. A continuación, otra rampa de nieve dura de 50º hasta llegar a la arista que viene de Cabrones. Tan solo queda de hacer el muro de roca de IVº, que prácticamente da acceso a la cumbre. Es un muro de 15 metros con 4 clavos que no es muy complicado, pero que con bota rígida y las manos frías… requiere algo más de atención que en verano. Y eso que el día era muy bueno, sin viento y una temperatura bastante aceptable.


A las 12 de la mañana ya nos encontrábamos en la cumbre, al solecito y comiendo algo. Solo quedaba la bajada y el regreso, que iba a ser un tanto tortuoso por el calor y la nieve blanda.


Sin duda alguna, un buenísimo fin de semana para despedir la temporada de hielo, que no la de esquí!!!!

Más fotos en:

 https://picasaweb.google.com/lfran68/TorreCerredoCasalMartinez