25 de junio de 2018

Asedio de Altai a las Peñas del Prado.


       ·     Noches de escuela.
·     La historia interminable.
·     Cuenta Atrás.(intento)
·     Venus

Camino a la pared
El pasado fin de semana con pronóstico de nieblas y llovizna decidimos cruzar a León en busca del sol. El destino, Peñas del Prado, un lugar clásico en esta época del año y del que disfrutamos como si fuera el primer día que lo visitamos. No nos cansamos de su roca, verde, aromas, paisaje y soledad. Esta última nos llama la atención porque la pared es impresionante, la roca buenísima y los escaladores brillan por su ausencia.

Al ser cuatro pues nos repartimos en dos cordadas y nos distribuimos por la pared que al estar solos no tuvimos problemas de ir a las vías que queríamos. El sábado los Raules fueron a  “Noches de escuela”  5º+, 6ºA compuesta por 5 largos y Ángel y Luis a una nueva vía que se llama “Cuenta atrás” también de 5º+, 6ºA
·         NOCHES DE ESCUELA

1º largo (V): Un parabolt a unos 6 metros del suelo más o menos en una placa con canalizo es la localización del comienzo del primer largo. A continuación seguiremos las chapas unos treinta metros hasta un puente de roca con unos cordinos y un maillón en el que monta la primera reunión

2º largo (V+): El segundo largo sigue por la placa, protegida con algún parabolt y un curioso clavo literalmente incrustado en un agujerito hasta una laja que forma un pequeño techo. Sorteamos el techito por la derecha metiendo un friends y unos metros más arriba encontramos la segunda reunión (dos parabolts con maillón).  Este largo tiene unos metros de placa totalmente lisa de adherencia.

3º largo (V+): Este tercer largo, supera placas de V mantenido muy estéticas en dirección al gran desplome. La reunión está montada también con dos parabolts con maillón. Varias chapas en el largo bien distanciadas. Desde la reunión se ve a unos cinco metros el primer parabolt del cuarto largo.

4º largo (V+): Este largo lo podemos alcanzar recto por una serie de pequeños escalones (IV), o trepando por unos bloques escalonados un par de metros a la izquierda, menos expuesto. Seguir las chapas hasta un clavo y a continuación un paso muy vertical protegido con un puente de roca (V). Un techo tapa el paso y se sortea por la izquierda. Se puede proteger bien con un friends mediano aunque a nuestra izquierda aparece un parabolt. Se alcanza con un paso en travesía (V+). Seguimos hacia la izquierda unos metros fáciles llegamos a otra reunión al pie de una placa equipada con parabolts (6a+).

5º largo (6ºa+): Este largo es el, técnicamente el más difícil, un muro graduado de 6a+ bien protegido por tres parabolts, donde lo más duro esta entre el primer parabolt y el segundo.

El descenso lo hicimos andando bajando por la vertiente este, la vira que sube los montañeros hasta la cumbre de esta bonita montaña.
Pantano de Barrios de Luna 
 ·         CUENTA ATRÁS
Es una nueva vía que la tenéis descrita en:

Son cuatro largos con muy poco equipamiento pero hasta donde llegamos de gran calidad y que se protegen bien. El primer largo no tiene reunión equipada y en el segundo, un puente de roca y una parabolt guían el recorrido. En el tercero nos liamos y no fuimos capaces de ver o entender por donde iba la vía. Nos tocó deambular por la pared y salir por arriba. Hicimos cima y bajamos por el rapel volado situado a la derecha de la cumbre principal. Lo que escalamos de esta vía nos pareció una vía buenísima y nos queda volver a terminar el largo y medio que nos quedó. Es una vía muy poco equipada y donde no está de más llevar friends grandes repetidos.
Primer largo

Segundo largo
 Acabada la jornada de escalada nos fuimos al bar del pueblo a solucionar, con una cerveza en la mano, los problemas de la selección de futbol, el cambio de gobierno…….lo normal. 

Solucionando los problemas del mundo y la escalada.
Alojamiento en uno de los tres refugios que Altai tiene en la zona con vistas al pantano y a las Peñas del Prado. Parece ser que hubo una quedada de fotógrafos nocturnos al lado de donde dormíamos que unos oyeron y otros no.

Reflejos al amanecer.
Amanecer espectacular con un pantano que parecía un espejo y con una rociada encima de las que hacen poza. Desayuno sin prisas y volvimos a la pared. Las vías escogidas serían: Historia Interminable y Venus.


·         LA HISTORIA INTERMINABLE.

Se identifica la vía por una gran fisura que se ve desde lejos, Por la derecha de esta gran fisura hay una laja que arriba tiene una pequeña repisa herbosa en donde se monta la primera reunión.

1º largo (V): Comenzamos a la izquierda de la laja, siguiéndola en todo momento (IV), pasamos un clavo, y la continuamos hasta salir hacia la derecha a una repisa herbosa donde se monta la primera reunión, (un parabolt con anilla),

2º largo (V): Continuamos hacia la izquierda por una fisura ancha con un pequeño techito (V), protegido con un clavo, y cambiarnos a una fisura a la derecha para llegar por placa a una repisa, continuamos por la canal de la izquierda por terreno fácil (III) algo roto y sucio. La reunión dos parabolts con anilla.

3º largo (6ºa): Empieza por una serie de fisuras con varios puentes de roca y algún clavo viejo (V) hasta que llegamos a un parabolt. Hay que hacer  una travesía a la derecha en adherencia (6a) con un clavo en un agujero para llegar la reunión (dos parabolts con anilla).
4º largo (6a, 6b, 6c+): Este es el largo clave de toda la vía. Es una placa lisa con varias chapas. En este cuarto largo, partimos verticalmente por una fisura (Vº+) que da acceso a un muro protegido por parabolts y espits (6c+/A1), nosotros no lo pensamos un minuto y “aceramos” en los pasos duros del largo. Tras el último parabolt una fácil travesía a la derecha (IVº+) con un clavo, nos conduce a un nicho donde sobre dos parabolts con argolla montaremos el relevo.
5º largo (V+): Salimos de frente hacia un cordino que se ve desde la reunión y hay que hacer una larga y aérea travesía a la izquierda (V), con muy buenas repisas para los pies, hasta llegar a un parabolt que nos indica la zona por donde superar el techo. Hay otro parabolt que nos protege para superar el techo, con buena presa en todo momento (V+) y salir hacia la derecha hasta la R (dos parabolts con anilla).

6º largo (V+): Salimos hacia la izquierda por la fisura para superar el desplome, muy buenas presas de mano y un ambiente excepcional (V+), se protege muy bien con friends, hasta llegar a una fisura vertical. Continuamos por la fisura, con algún bloque suelto y pasamos un primer parabolts. Llegamos a un muro con profundos canalizos (V+) y otro parabolt. Superamos los canalizos y la reunión está en una repisa (3 parabolts).
Foto como manda la tradición.
 Una vez arriba comemos algo y nos desencordamos para bajar otra vez andando por la misma ruta del día anterior. Lo normal es  que casi todo el mundo baje en  tres rápales montados por la via  "Lobishome".

·         VENUS.
Vía espectacular, con un equipamiento más que justo y donde entre seguro y seguro “corre el aire de lo lindo”. La roca es espectacular pero hay que ir tranquilo en el grado de la vía que es 6a. En su día ya hablamos de esta vía en este enlace.
Guapísima placa del segundo largo
Último largo



Se acabó el fin de semana y como siempre nos despedimos de este sitio con pena y sabiendo que volveremos en busca de la soledad, tranquilidad y buenas escaladas.

16 de mayo de 2018

Vuelta al Urriello con esquís

El pasado fin de semana 5 y 6 de Mayo, nos decidimos a realizar la ruta circular con esquís de montaña al Picu Urriello, empezando y acabando en Fuente Dé.

El viernes 4 por la tarde, después de unos wasaps, nos dicen que el cable se encuentra cerrado desde el día 2 de Mayo hasta nueva orden, que lo abrirán en unos quince días. Se nos viene la moral abajo pues sabemos que, de seguir la aventura, tendremos que portear con los esquís en la chepa un buen rato. No obstante, como ya teníamos reservado noche en el refugio del Urriello y contando con las predicciones del tiempo que eran muy buenas, nos decidimos a tirar para adelante.

El sábado muy temprano nos pusimos en carretera en dirección a Espinama. Una vez allí subimos en coche hasta los invernales de Igüedri, para así adentramos en el bonito valle de Áliva. A un kilómetro y medio de las portillas de Igüedri, un nevero en la pista nos impide pasar. Aparcamos  el coche en una campa al lado del camino, nos calzamos las botas de esquiar y con los esquís en la mochila porteamos 3 km hasta el refugio-parador de Áliva. 




Una vez  en el parador sacamos pieles de foca y comenzamos la subida hasta la Horcadina de Covarrobres. Al asomarnos hacia la Vueltona, contemplamos un paisaje poco habitual en Picos: no había rastro de gente por ningún sitio y los picos repletos de nieve como pocas veces los he visto. ¡Vaya espectáculo!



La nieve estaba en buenas condiciones, y en una hora ya estábamos en cabaña Verónica.



 De ahí fuimos hasta la Collada Blanca. En este punto nos quitamos las pieles para bajar, siempre en dirección hacia la derecha y sin perder altura, hacia la Horcada de Caín. Una vez debajo de la horcada vuelta a poner pieles y subir la empinada pendiente hasta el paso que nos llevará al refugio. En este punto y debido a la orientación sur la nieve estaba muy blanda y con la inclinación de la pendiente de subida a la horcada, tendías a resbalarte en alguna ocasión. Las vueltas María en esta subida en sus primeros tramos son muy cortas debido a la orografía del terreno.



Una vez llegados a la horcada de Caín contemplamos con admiración nuestro destino, el Naranjo. Desde este collado no se ve todavía el refugio, hay que bajar con tendencia hacia la izquierda hacia el Jou que tenemos delante de nosotros y luego colocar otra vez las pieles de foca para subir a un pequeño collado. En unos 20 minutos estamos encima del paso natural que va del refugio del Urriellu al Jou de los Boches. Ya desde este pequeño collado se contempla el refugio al pie del Urriello. Y tras una bajada de apenas 5 minutos te plantas en el refugio.





En el refugio pernoctábamos esa noche 17 personas. ¡Cómo cambian las condiciones de pernoctar en verano, a dormir en invierno;  parece que estás en otro refugio! Cena a las 20 horas y, después de escuchar a Tomás algunas de las múltiples anécdotas que le han sucedido a lo largo los 37 años que lleva de guardián del refugio del Urriello (no paró de hablar en 2 horas) y sacar las pertinentes fotografías de la puesta de sol, al catre, que mañana espera otro día duro de trabajo.



Diana a las 7 de mañana. Durante la noche ha hecho viento sur, por lo tanto han subido mucho las temperaturas, y notamos que la nieve estaba muy blanda, cosa que agradecimos para subir la canal de la Celada y luego acometer la subida de la Collada Bonita sin quitarnos los esquís hasta prácticamente unos metros por debajo de su cima.





Desde la collada bonita contemplamos el espectáculo que teníamos ante nuestros ojos, el Naranjo por un lado y por el otro todo el valle del Cuchallón de Villasobrada hacia la derecha y el valle de las Moñetas hacia la izquierda.




Una vez hechas las fotos de rigor, nos calzamos los esquís y tras una larga y bonita bajada (una pena que el estado de la nieve no estuviera en buenas condiciones, estaba papa  y muy blanda) nos tiramos hacia el fondo del valle para ir a enlazar con el valle de las Moñetas. Desde aquí vuelta a poner pieles de foca y empezar a remontar todo el valle para dirigirnos hacia el colllado de Santa Ana. Como íbamos bien de tiempo y teníamos buena huella, nos subimos a una de las cimas de Tiro Navarro. Una vez en la cima quitamos pieles y  para abajo otra vez, a coger el camino que nos lleva directamente hasta la canal de la Canalona. Mis compañeros de aventura se quedaron allí y yo me dirigí hacia el collado de Santa Ana para hacer las fotos pertinentes desde ese mirador privilegiado.



Como las condiciones de la nieve lo permitían bajamos la Canalona sin quitarnos los esquís, la primera parte derrapando por la inclinación que hay, que te hace pensártelo más de una vez antes de tirarte por ahí, aquello parecía una pared vertical. 





Una vez bajado la canal, fuimos al paso estrecho entre piedras por donde se sube en invierno. Y una vez solventado este último tramo de dificultad, ya descendimos con nieve en pésimas condiciones de esquiar hasta los lagos de Lloroza. Desde allí otra vez a poner pieles hasta la Horcadina de Covarrobres, y tras volver por nuestros pasos nos plantamos una vez más en el parador-refugio de Áliva. Ya sólo nos quedaba colocarnos los esquís a la mochila  y en media hora llegamos al coche sobre las 15:30. 



Bajamos por la pista con el coche hasta Espinama, una caña con limón y para Torrelavega de nuevo. En resumidas cuentas, una bonita actividad por unos Picos sin gente, con mucha nieve y dos días preciosos de sol y un paisaje espectacular.



19 de febrero de 2018

Torre Salinas (2.447 metros). Vía el Hortelano.

Torre  Salinas. Vía el Hortelano.

Este domingo nos acercamos a Torre Salinas con intención de escalar la chimenea norte.  Nos volvimos a meter en las fauces de esta vía y esa es la sensación cuando se está dentro de la chimenea. Roca por todos los lados, nieve dura en la canal pero el resalte estaba pelado de hielo y solamente una fina capita lo cubría a modo de barniz porque ese es el aspecto que tenía con el brillo. El clavo en mitad del largo era una llamada pero para nosotros iba a ser muy expuesto llegar a él y continuar. No se podía proteger nada y además las constantes coladas de nieve lo hacía todavía más complicado.
Chimenea norte 

Primer largo de la Chimenea norte
  Pues a dos mil trescientos metros nos dimos la vuelta y nos fuimos a otra vía cercana, El hortelano. Llevábamos un croquis pero toda la nieve que nos estaba cayendo, al derretirse, destrozaron el papel. Sabíamos que había que hacer una travesía hacia la izquierda para luego remontar toda una estrecha canal. Para allá fuimos en un día  complicado por la nieve, las constantes purgas y el frío.


Entrada a la vía justo por la parte central de la foto no por la campa derecha pegada a la roca
No íbamos muy seguros de la calidad de la nieve que nos íbamos a encontrar pero nuestra sorpresa fue que estaba dura así que el primer largo en travesía lo hicimos sin encordarnos hasta situarnos debajo de la canal. Aquí sacamos las cuerdas e hicimos un primer largo de unos 50 metros en nieve dura y hielo en los resaltes, siendo el último muy disfruton por su verticalidad y calidad del hielo. Lo protegimos  con tornillos porque la roca estaba tapizada de nieve y no se veían muchas fisuras.

Largo de travesía
Nuestro primer largo hacia arriba

y hacia abajo
Un antiguo clavo con cordino sirvió para montar reunión. Este es el único clavo que vimos en la vía aunque el día no estaba para ver muchas cosas. Más arriba nos volvimos a encordar para escalar unos pequeños muros helados metidos en un estrecho corredor.  El último largo nos deparó el paso tonto del día. Es una canal estrechísima en la que vas rozando con los hombros. La nieve no se había congelado y era difícil progresar porque te hundías sin poder subir y hubo que recurrir a las paredes heladas para poder incorporarte y salir al hombro en la arista cimera.
Aquí recogimos todo y unos minutos de resol nos hico recordar que estábamos congelados y medio calados pero se agradeció esos pocos minutos de resol. Ni nos planteamos ir a cumbre y eso que al menos las nubes se habían levantado y se veía toda la Vega de Liordes e incluso  Peña Remoña.
Largo de salida

La primera del año en Picos
Las vistas hacia Liordes
Bajamos rápido y abajo ya nos quitamos los trastos comimos algo y con más calma valoramos la vía. La conclusión fue que era más bonita que lo que nos esperábamos, con un gran ambiente y eso que las condiciones climáticas fueron duras y no para mucho disfrute. Eso sí, como alguno de los resaltes estén sin formar tiene pinta de que igual te da la risa.

La chimenea norte se nos sigue resistiendo y lo malo es que ya se nos van acabando las alternativas. 

12 de enero de 2018

EQUIPAMIENTO Y REEQUIPAMIENTO DE ZONAS DE ESCALADA 2017. G.M.ALTAI



Como muchos sabéis, el Grupo de Montaña ALTAI dedica cada año una gran parte de su presupuesto, obtenido con la aportación “extra” que hacéis la gente que os federáis con nosotros, al equipamiento y reequipamiento de zonas de escalada a las que vampos todos a escalar.

Lo hacemos porque creemos que es nuestra obligación, por la seguridad de todos los que escalamos y porque para eso hacéis un pequeño esfuerzo cada año aportando un poco más a la hora de sacar la licencia federativa.

Este año 2018 vamos a seguir en la misma línea y a todos aquellos que os apetezca o que crea necesario reequipar alguna escuela,  o que tenga algún proyecto en mente para equipar alguna zona nueva, no dudéis en poneros en contacto con nosotros y solicitarnos material a través de deportes K2. Estaremos encantados de poder aportar algo.

La relación de equipamientos y reequipamientos en el año 2017 es la siguiente:

  • Garrido…………..368 €
Reequipar en Los Cantos (descuelgues, chapas y parabolts)
Vías el Quinto, el cagaprisas y la placa
Equipar una vía en El Paraíso de 60 metros (se llama Nando’s Wall) y está la izquierda de Continuo renacer.
Todavía no está acabada, tiene 2 descuelgues pero se puede hacer de una tirada, el grado está sin definir (primer largo 6c el resto….. entre el 8b y el 8c

  • Sergio Torío…………..498 €
Pechón (acabado el sector) y Rio Nansa (un sector nuevo pero todavía sin croquis porque se sigue equipando)

  • Pelayo…………253 + 300 €
Rio Nansa y Bejes (sector nuevo)

  • Javi Labrador………79 €
Pechón- 2016

En total hemos aportado 1498 € del dinero del club.


Y por supuesto, agradecer el trabajo ímprobo de los equipadores.