28 de junio de 2011

Peña Suca Cabrón y Pico Torres.

Peña Suca Cabrón y Pico Torres.

Escaladores:

Luis Felices

Rulo

Raúl Guerra


El fin de semana se presentaba con buen tiempo (quizá demasiado) y había ganas de dormir al aire libre, así que decidimos que ya era hora de ir saldando cuentas pendientes con la montaña leonesa. Hacía dos meses aproximadamente que no pudimos escalar en la Peña Suca Cabrón (Barrios de Luna) por el mal tiempo y lo del pico Torres (Puerto de San Isidro) era una de nuestras eternas cuentas pendientes……Pero nada, ya estaba la cosa en marcha y para allá fuimos.

El sábado madrugamos un poquito y a las 10:30 ya estábamos preparando los bártulos para salir hacia la peña Suca Cabrón. Aunque amenazaba calor, corría un aire que hacía la temperatura agradable. En 1 hora de camino ya nos encontramos a pie de vía. Nuestro objetivo era la “Marañuelas”. Cinco largos de perfecta roca caliza y paso máximo obligado de V+ y semiequipada. Había un murito de 6b+ que se resistió y hubo que “acerar”. Una vía muy recomendable.

2ºlargo de Marañuelas

Como se os hizo corta la vía y aun era pronto, decidimos hacer los dos primeros largos de la “Muffis”, ya que después enlaza con la vía anterior y son comunes. Además, ya le estaba dando la sombra y se estaba de maravilla. El segundo largo tenía una pinta estupenda, un pequeño desplome y una fisura de 6b preciosa. Y desde luego que no nos defraudó. Un largo buenísimo que sale en libre perfectamente.

Aprovechando que estábamos por la zona y después de refrescarnos en un riachuelo, tuvimos que hacer la parada obligatoria en Ezequiel para surtirnos de embutido leones.

La noche era perfecta para dormir mirando las estrellas, y en el Puerto de San Isidro encontramos el lugar perfecto para al día siguiente partir hacia el pico Torres. Pocas noches habrá tan buenas en todo el año.

El domingo nos despertamos muy pronto, rodeados de vacas y terneros que nos miraban con cara de sorprendidos. La subida al pared fue un agradable paseo entre praderías y escobales y a las 9:30 ya estábamos a pie de vía.

Escogimos la “Directísima Sur”, una clásica inexcusable para Adrados. Cuatro largos con un grado máximo de V que la hacen una vía sencilla y muy alpina. Eso sí, requiere algo de orientación para “navegar” por la pared sin perderse ya que es toda ella es muy parecida. Y la verdad es que no nos defraudó. El único inconveniente fue que a otros tres escaladores también se les había ocurrido la misma idea y llegaron antes lo cual nos obligó a estar esperando.



El agradable camino de la ida de por la mañana, a la vuelta, se convirtió en un asfixiante regreso por el calor.

15 de junio de 2011

Fin de semana de exploración y aventura (Risco Pardecillos y Peña Ventosa).

Pues eso que este fin de semana había ganas de enredar un poco y empezamos el sábado escalando la vía Espolón de los Celtas en el Castro Candilejas del Agero. En un croquis que teníamos marcaba 5 largos y en dos de ellos A1 pero no teníamos información de cómo eran. Un agradable paseo nos deposita bajo el Castro Candilejas y allí vemos la vía y nos metemos.

Risco Pardecillos y el Espolón de Los Celtas

Raúl y Luis en el primer largo

La vía tiene dos largos muy interesantes; el primero y el tercero que es donde están los dos A1 que en libre no pasan de 6a/ 6a+. En los otros tres largos hay vegetación que incomoda bastante y además en el cuarto pueden caer piedras. Al final acabamos la vía sin excesivos problemas y disfrutamos de la tranquilidad y soledad de la zona donde nos sorprende la ausencia de cordadas encontrando sólo a una en el Agero. Descripción de la vía en:

http://www.gmaltai.com/index.php?view=article &option=com_content&id=86


Ángel en el tercer largo.

El domingo, y a propuesta de Ángel, decidimos meternos en la arista central que baja de la Peña Ventosa al desfiladero de la Hermida. No teníamos ninguna referencia de que se hubiese subido así que íbamos con el gusanillo de si seríamos los primeros, o si antes ya habían pasado. Desde el Castañar de Pendes, que es donde pasamos la noche, la arista tiene un aspecto muy alpino. La aproximación la realizamos por el camino antiguo a Lebeña y en poco tiempo llegamos a su pie.

Croquis de las dos aristas de Peña Ventosa

La roca es compacta con lo que empezamos a trepar sin atarnos y nos empezamos a dar cuenta que va a ser afilada. La dificultad es de III con algún paso de IV.

Al llegar a un pequeño desplome lo pasamos atados por su izquierda por un terreno un poco más roto. Guardamos cuerdas y seguimos camino de la zona más vertical y con la duda si pasaremos.

El terreno sigue siendo igual que el que dejábamos a nuestros pies a excepción del cortado que tenemos a la izquierda que desploma hacia la canal. Al llegar a otra zona más vertical volvemos a sacar las cuerdas, y esta vez las dos.

El siguiente largo es un poco más difícil y un poco expuesto por la presencia de un arbolillo y algo de vegetación que impide usar las fisuras. Una vez pasado otro largo fácil nos pone debajo de la parte más vertical y ¡sorpresa¡ un cordino decolorado al pie del largo nos indica que alguien llegó antes. Este largo es de V+, muy aéreo y un poco expuesta la salida pero se hace.

Desde aquí las dificultades disminuyen pero hay más vegetación y la roca es un poco peor con lo que hay que ir más atento.

Al final, 600 metros de arista, aérea y donde no vale caerse por el riesgo de acabar encima de los coches que pasan por el Desfiladero. Una escalada muy interesante realizada bajo la atenta mirada de buitres, alimoches y chovas, con un gran ambiente y la sensación de alta montaña a pesar de estar a mil metros de altura.

http://www.gmaltai.com/index.php?view=article &option=com_content&id=87

5 de junio de 2011

Vía Cepeda, Naranjo de Bulnes

Este fin de semana nos juntamos cuatro con ganas de escalar y andar un poco. Elegimos el Naranjo de Bulnes por su aproximación y porque es una bonita forma de ir cogiendo el ritmo. De todas sus vías la elegida fue la “Cepeda”, vía clásica y muy disfrutona.
Al mediodía y sin prisas salimos para Sotres y sobre las cuatro comenzamos la subida a Urriello. Es sorprendente llegar a este refugio y sólo ver a 9 personas contándonos a nosotros. El motivo de tan poca gente suponemos que es el cierre y ausencia de guarda en el refugio. A pesar de ser tan pocos decidimos buscar la tranquilidad y vistas del refugio que Altai tiene en la zona. El atardecer, como siempre, fue espectacular con el Naranjo “encendido” por las luces del sol poniéndose.
Impresionantes vistas desde el "refugio" vivac de Altai

La estrategia para el día siguiente sería madrugar mucho para evitar las tormentas que habían pronosticado. Así que a las 8 de la mañana llegábamos a pie de vía, que al ser Este ya estaba siendo calentada por el sol y media hora más tarde empezábamos la ascensión.
Recorrido de la vía y primer largo

Como es característico en esta cara, la roca es excepcional y compacta, por lo que progresábamos rápido en un día despejado y radiante.
Segundo y tercer largo, en la famosa "Y", todavía al solete

Pero todo empezó a cambiar y al llegar al paso de V+, el mítico “rompetobillos” ya teníamos la tormenta encima y la lluvia empezaba a mojar la roca. A toda leche superamos este paso y salimos por el agujero empapados hasta los huesos y helados de frío.
En el cuarto largo y saliendo por el agujero, ya con la tormenta descargando

Con gran pena, sobre todo para Sergio, ya que habría sido su primera ascensión a esta montaña, tuvimos que renunciar a hacernos la foto en la cumbre. Además este domingo había sido escogido por la asociación RedMontañas, a la cual pertenece Altai, para reivindicar la paralización de los proyectos esquí-urbanísticos de San Glorio y Castanesa y nuestra intención hubiese sido aportar nuestro granito de arena con la foto en la cumbre. No pudo ser y nos la hicimos donde llegamos.
Foto para RedMontañas y empezando a rapelar

Por fortuna la tormenta paró y a pie de vía llegamos casi secos. Sorprende ver en que poco tiempo se llenan los canalizos de aguas y se forman pequeñas cascadas. Como curiosidad decir que estuvimos solos en el Naranjo, no había nadie en la este ni en la sur y suponemos que en el resto de las caras menos. Los rápeles los hicimos sin gente algo que no nos había pasado nunca. Solamente al llegar al lugar donde habíamos dejado las cosas una cordada empezaba a escalar “espejismo de verano” Llegamos al refugio y aquí la soledad se nos hacían hasta molesta. No había nadie eso si a los 5 minutos estaban todas nuestras cosas desperdigadas y ya parecía “otra cosa”. No conseguimos secar todo así que nos tocó bajar unos cuantos kilos de agua de más. La bajada fue tranquila pero al empezar a bajar de Pandébano la segunda tormenta del día nos pescó y calados llegamos al coche. ¡Para que luego digan que los del “tiempo” no aciertan!
Secando los trastos y protegiéndonos de la segunda tormenta del día, al lado del coche


Fotos en: https://picasaweb.google.com/lfran68/LaCepedaNaranjoDeBulnes#