28 de febrero de 2011

Corredor Norte del Pico San Carlos. Macizo Central de los Picos de Europa

El pronóstico del tiempo no estaba muy claro para este día. Parecía que por la mañana iba a aguantar y que por la tarde iba a entrar un frente con esa nieve que tanto hace falta en nuestras montañas. Así que, con estas perspectivas, Goyo, su hermano Ovi y Raúl nos dirigimos a cumplir con una tarea pendiente (sobre todo para Raúl), el Corredor Norte del Pico San Carlos, el del macizo central.

Es un corredor técnicamente sencillo y corto, ideal para iniciarse y en un ambiente de montaña espectacular. Tan solo hay un pequeño resalte al principio de unos 8 metros de 60º como máximo. Aunque bueno, ya sabemos que nunca te lo vas a encontrar dos veces igual. Después, una fácil canal de 45-50º como máximo. En condiciones normales ni siquiera es necesario sacar la cuerda de la mochila.

Cuando llegamos a Fuente De, el día tiene buena pinta. Cogemos el primer teleférico y cuando llegamos arriba se ha cubierto de nubes y parece que empieza a llover, pero bueno, seguimos camino con la esperanza de que mejore. La aproximación hasta el collado de fuente escondida nos lleva una hora aproximadamente con una nieve húmeda y muy mala de andar. Cada vez llueve más y la cosa apunta fea. Allí nos replanteamos qué hacer, seguir o no seguir. Raúl y Ovi pensamos que con el día que hace no es buena idea continuar y Goyo piensa que hace un día “magnífico” para hacer corredores y que “sin sufrimiento no hay gloria”. Así que, con los crampones ya puestos seguimos un poco más hasta el comienzo del corredor. Cuando llegamos al pie de la canal no se ve en malas condiciones y la nieve está más dura de lo que parecía. Aun así, sigue lloviendo y aunque Goyo sigue creyendo que hace un día estupendo decidimos la retirada.

Pero lo que son las cosas de la vida y de la montaña, cuando ya habíamos bajado por lo menos 150 metros de desnivel, dejó de llover y salió el sol, queriendo como abrir el día. Entonces se nos planteó la gran incertidumbre ¿Volvemos o nos bajamos? ¿será un claro engañoso o abrirá definitivamente?. Al final, tras 10 minutos de dudas…..Goyo y Raúl (Ovi se bajó definitivamente) volvieron para arriba.

En apenas una hora y media ya estábamos en la cumbre del San Carlos. La nieve estaba bastante aceptable, lo que nos permitió avanzar con rapidez. El resalte esta cubierto de hielo húmedo que, aunque parecía no muy seguro, estaba bastante bueno, aunque a Raúl le hizo falta un poco de cuerda a la cintura en esos metros para quitar el canguelo.

La ventana de buen tiempo nos seguía respetando y el descenso lo hicimos por la arista de la Torre de Altaiz, con algún paso un poco delicado y aéreo, pero de gran belleza.

A las cinco de la tarde estábamos de nuevo en el teleférico con el deber cumplido. El día se había vuelto a cerrar y comenzaba a nevar a ratos.

22 de febrero de 2011

Corredor en la norte del Cornón (Alto Campoo)

Este fin de semana el pronóstico meteorológico no era muy bueno y sólo disponíamos de un día, así que, para seguir aprovechando las aceptables condiciones de hielo que estamos teniendo este invierno, decidimos acercarnos el domingo hasta un corredor en la cara norte del Cornón, en Alto Campoo.
Como la estación de esquí está bajo mínimos y la aproximación al corredor es muy corta, no tuvimos que madrugar. Aparcamos el coche frente al refugio de Solvay y ascendemos unos 300 m por la ladera sur en dirección al Cornón. Antes de llegar al pico pasamos a la cara norte a través de un collado que se encuentra más al este, descendemos unos 150 m por una canal y con un corto flanqueo hacia la izquierda llegamos a la base del corredor. En total, alrededor de una hora desde el coche.


Montamos la reunión en un clavo que encontramos a la izquierda del corredor y empezamos el primer largo, un resalte de hielo que da paso a una fácil canal de nieve. Justo antes del siguiente resalte encontramos la segunda reunión montada, en la izquierda de la canal (dos anillas).


Superado ese segundo resalte, más corto y fácil que el primero, el segundo largo continúa otra vez por una canal de nieve. Con cuerdas de 60 m tendremos que montar la reunión en la nieve (nosotros usamos una estaca y un piolet), un poco antes de un estrechamiento.


El tercer largo discurre por ese estrechamiento, que puede presentar dificultades de mixto. Se puede proteger bien en roca con friends pequeños y medianos. Al salir del estrechamiento encontramos otra reunión de dos anillas en una roca a la derecha. Decidimos continuar para aprovechar toda la longitud de las cuerdas, pero al final tuvimos que montar la reunión en la nieve un poco más arriba.


Desde esa reunión, en un largo por una pala de nieve llegamos a la arista y pasamos a la cara sur, desde donde, en un día soleado como el que tuvimos, podemos asegurar al compañero al calorcito.

En resumen, un corredor disfrutón, con una aproximación cómoda y que se puede hacer con poco material: tres o cuatro tornillos, otros tantos friends pequeños y medianos y una o dos estacas o anclas de nieve.

15 de febrero de 2011

Vía Nocturna, cara norte de Peña Prieta

El día 23 de enero hicimos un intento a la cara norte del Curavacas. Nos acercamos hasta la cabaña que se encuentra al lado del arroyo del Postil de Soña con la intención de pasar a la cara norte por el collado de la Curruquilla. Después de pasar una hora en la cabaña viendo nevar nos decidimos a bajar y probar suerte en el Espigüete, que parecía que estaba más despejado. Subimos por la canal Noreste y mientras ascendíamos el día iba despejando. En la cumbre disfrutamos de unas vistas espectaculares y desde allí pudimos ver el Curavacas completamente despejado, riéndose de nosotros.

Dos semanas después volvimos a intentarlo. El viernes 4 de febrero dormimos en la cabaña y al día siguiente pasamos a la cara norte y escalamos la vía de los Faquires.

Y el fin de semana siguiente decidimos completar la trilogía de Fuentes Carrionas con la norte de Peña Prieta. Habíamos visto en el blog de Mariano Caso (muy recomendable), del GREIM de Potes, que la cascada de la vía Nocturna estaba formada y no era cuestión de dejar pasar la ocasión.

El buen tiempo que se anunciaba para el sábado nos animó a pernoctar el viernes 11 de febrero en San Glorio. Una cómoda cabaña cerca del puerto a cuya misma puerta se llega en coche nos proporcionó un alojamiento perfecto. Tras la cena pertinente, un poco de charla trascendental –alguien se encontraba muy inspirado- y al saco. Las 6:30 nos hizo levantar somnolientos y con la esperanza de que lloviera, somos perezosos. Pero no hubo suerte, así que a prepararse para la actividad.

Sobre las 8 de la mañana empezamos a remontar las laderas que llevan al collado de las Yeguas. Una niebla bastante densa cubría las cimas y nos auguraba una mojadura segura. Pero según avanzaba la mañana, el tiempo fue mejorando, y tras rodear el Robadorio fue apareciendo la mole majestuosa de Peña Prieta entre jirones de niebla que iban y venían. La línea de la Vía Nocturna se mostraba perfecta.


Mientras comentábamos los detalles de la misma, observamos tres bultos acercándose a la cascada, alguien se nos había adelantado. No nos preocupaba demasiado, nos sacaban bastante ventaja, y pensábamos que cuando llegáramos nosotros, ellos ya habrían acabado la vía.

Comenzamos a escalar por unas pendientes de unos 45º de nieve bastante blanda. A mitad de la primera rampa nos pusimos crampones y arneses, y llegamos a un nicho a pie de cascada donde pensábamos montar la reunión. Nuestra sorpresa fue que todavía estaban en él dos de los integrantes de la cordada que habíamos visto antes.

Tras algo de palique con nuestros vecinos vallisoletanos y alguna que otra chorrada para amenizar la “agradable espera” (a 2.400 m, en una cara norte y en invierno) de alrededor de una hora, Luis comenzó la escalada de una cascada vertical pero con buen hielo y muy buenos apoyos para los pies. A mitad del largo se presentó una pequeña travesía a la izquierda con unos 5 metros de cierta dificultad y exposición. Finalmente, en unas rocas a la derecha se montó la reunión con un buen clavo que encontramos y que reforzamos con otro de los nuestros.

El siguiente largo fue muy bonito y de escasa dificultad. Montamos una reunión con una estaca y un piolet al pie de un pequeño resalte, y en otro largo en ensamble llegamos a la cumbre.


El panorama, merecedor de unas buenas fotos, y el regreso lo hicimos por el Cubil de Can. La arista hacia el Tres Provincias se encontraba tapizada de un hielo muy duro que exigía mucha atención, ya que costaba clavar las puntas de los crampones.

Finalmente, nuestra llegada al coche coincidió con la llegada de la noche. Un día magnífico.

Más fotos en:

https://picasaweb.google.com/lfran68/ViaNocturnaPenaPrieta#

9 de febrero de 2011

Vía de los Faquires. Cara norte de Curavacas.

Este fin de semana por fin pudimos escalar una vía en esta montaña, después de numerosos fracasos. El entorno es espectacular por su aislamiento y la magnitud de la cara norte del Curavacas. Pudimos constatar que sigue siendo un mal sitio para conocer gente ya que no había nadie a excepción de los que veíamos, a lo lejos, en la cumbre principal.

Para pasar a la cara norte optamos por subir al collado de la Curruquilla. La subida no fue fácil ya que primero los escobales, luego los pedreros y por último la nieve blanda y costrosa, hizo que tardásemos más de la cuenta. Bajamos a la cara norte y pasamos por debajo de las tentadoras cascadas de hielo pero esta vez queríamos hacer una vía. La travesía por debajo de la Aguja del Pastel se hizo pesada por la nieve sin transformar que había. Al final llegamos debajo de la cascada de hielo de entrada después de casi 4 horas de pateo.

Cascadas de la Aguja del Pastel

Entrada de la vía

La vía tiene unos 300 metros de longitud y se desarrolla bajo la cima oeste del Curavacas. El primer largo es una cascada de hielo bastante duro como suele ser típico aquí.

Luego viene una campa de nieve de un largo que se empina a medida que te acercas a la pared. Otro bonito largo te deja en un pequeño collado desde el que bajas por una repisa, hasta la pala final, que acaba unos metros por debajo de la cumbre.

Desde la cumbre las vistas eran fantásticas abarcando desde Ubiña hasta la Sierra de San Lorenzo. La bajada la hicimos recto desde la cumbre a coger, abajo del todo, la canal suroeste. No se puede decir que fuese una bajada cómoda por el estado de la nieve. Al final cansados llegamos a la cabaña donde teníamos los trastos y para casa.

Más fotos en:

https://picasaweb.google.com/lfran68/ViaDeLosFaquiresCuravacas#