28 de noviembre de 2011

PROYECTO ZONA DE ESCALADA EN SILIÓ







En el año 2009 nos reunimos varios escaladores para realizar un proyecto de recuperación de una de las zonas de escalada más antiguas de la región.
El Grupo de Montaña Altai apoyó desde el primer momento la iniciativa de la limpieza, equipamiento y reequipamiento, económicamente destinamos nuestro presupuesto de escalada íntegro al proyecto durante los 2 años de trabajos.
También han aportado material G.M.Orza, S.D.Torrelavega, Junta Vecinal de Silió, Altius Aventura, K2 Aventura y la F.C.D.M.E. Un total de 48 vías de las cuales 14 se han quedado semiequipadas (autoprotección con friends y fisureros) todas ellas equipadas con material de primera calidad en acero inoxidable.




Los croquis ya están en la web de la FCDME.








En Octubre se organizó un maratón de escalada a cargo de la S.D.Torrelavega y Altius Aventura que tuvo mucho éxito, con un total de 19 cordadas. La pareja Benja/Garrido del G.M.Altai fueron los que más vías encadenaron con un total de 26 cada uno, durante 7 horas, en éste orden.

Gamusinos 6a
S.O.S........6a+
Micropunto IV+
Delicatessen 6b+
¡Ahí te quiero ver! 6a+
La siembra 6a
La cosecha 6b
Rebalaiu 6b+
Desembraga a fondo 6a+
Babylón 6a+
Homer 6b
Scooter V
Nuevo sol 6b+
Catarsis 6c
El tigre 6b+/c
Piedra de toque 6b
La bandera 6b
El legionario 6a+
La gollunta 6a
Chucho V+
Nevada 6b
El argullu 6b
Desidia V+
Punta tofana V
Ancestro común 7b+
Nueva dolores V






Recordar que la zona está regulada, del 1 de Marzo al 1 de Septiembre, no se puede escalar.




10 de noviembre de 2011

XIII Semana de la Montaña

El lunes comienza la Semana de la Montaña organizada por Altai y patrocinada por el Ayuntamiento de Torrelavega. Animaros a asistir.

7 de noviembre de 2011

Vía Directa de los Martínez. Cara Sur del Picu Urriellu.

Escaladores:

Raúl Guerra

Marta Portilla

19-20 septiembre 2011

El Picu Urriellu o comúnmente llamado Naranjo de Bulnes es una cima con un imán especial para todos aquellos que les gusta la montaña y cuando uno comienza a hacer sus primeros pinitos con la escalada, se empieza a ver como un objetivo irrenunciable al que todos queremos subir.

Escaladores de todo el mundo se han fijado en él, en sus verticales paredes y en su roca caliza llena de fisuras, canalizos, muros,….etc, por cualquiera de sus cuatro caras. De estas cuatro caras la sur es la más corta y sencilla y la vía Directa de los Martínez la más sencilla y repetida. Cuatro largos que no superan el IV+ , más una corta trepada nos dejan en la cumbre de esta emblemática montaña.

Marta llevaba tiempo probando esto de la escalada, y no se la daba nada mal, pero nunca había escalado una vía alpina. Pero tanto escuchar hablar del Naranjo de Bulnes, ver sus fotos…….. la ocurrió lo que nos ha ocurrido a todos tarde o temprano. Quería estar arriba. Así que aprovechando las vacaciones y una previsión de tiempo maravillosa, nos pusimos en marcha.

El primer día consistió en subir desde el collado de Pandébano hasta Vega Urriellu. Marta tampoco había cargado nunca con mochila pesada, pero subió tan pancha, en 2 horas y 45 minutos digamos que a bastante buen ritmo. El día era estupendo y nos dejo disfrutar la tarde contemplando la impresionante pared oeste.

El refugio de Urriellu, para ser un lunes de septiembre, se encontraba bastante lleno, a la mitad. Allí cenamos muy bien, una ensalada, sopa de marisco y unos espaguetis a la carbonara dignos del mejor restaurante italiano.

Al día siguiente tocaba madrugar, desayunar y poco a poco Canal de la Celada arriba, que siempre se hace muy pesado. En la sur ya había tres cordadas, y eso que era martes…. Pero nada, casi no tuvimos que esperar y en la vía no nos molestamos con ninguna cordada para nada, fue todo muy fluido y en dos horas y media estábamos en la cumbre. Marta, para ser su primera vía alpina, subió sin ningún problema, incluso le pareció fácil.

En la cumbre sí que pudimos disfrutar de la soledad de la montaña y de un sol espléndido durante media hora, todo un privilegio. Ya solo quedaba rapelar, llegar al refugio, preparar la mochila y camino para abajo……al final llegamos a Pandébano a las 18:15. Estábamos cansados pero muy contentos, sobre todo Marta, que se había estrenado en Picos con la mejor de las cumbres y de la mejor forma. Y pensando ya en alguna vía de la cara este!!!!

5 de noviembre de 2011

Croquis de escalada 2010

Durante el año 2010 hemos equipado y reequipado en las siguientes zonas:
PECHÓN.

SECTOR TINA MENOR: de derecha a izquierda

1- Altai 10º Aniversario.. 7b (8 chapas)
2- La vieja Escuela .......7a+ (12 chapas)
3- Kurt Albert.....………....7b (12 chapas)
4- Reculation......….………7b (11 chapas)
5- Parabolts Yankees ...7a+ (11 chapas)
6- Pechogoma ..............7c (11 chapas)
7- La maté por un yogur ¿? (11 chapas)
8- Marinero Smith........6c (10 chapas)
9- El Señor Cangrejo..... 6b+ (9 chapas)



Cómo llegar al Sector Tina Menor: Aparcar en el Mirador Tina Menor y a la izquierda de la estatua del Pescador (saltando la barandilla) sale un camino, seguirlo unos 4 minutos hasta una piedra grande y coger el desvío hacia la derecha que nos lleva a la base de la pared, 5 minutos. Es complicado ya que hay que destrepar.








SUANCES. PUNTA DEL DICHOSO Sector Mejillonera.



1- OCHO Y MEDIO ...................................V-
2- ARROZ CON POTAS........................... 6a+
3- QUEBRANTAHUESOS....... .................6a
4- CHIMENEA ...........................................IV+Friends, fisureros
5- NAPOLEÓN …………………...................IV Friends, fisureros
6- DUCADOS .............................................IV+
7- EL DERRUMBE ....................................IV-
8- TIEMPO PERDIDO .............................IV Friends, fisureros
9- PERCEBES A COCER............................6a
10- FISURA HORMIGA ATÓMICA...... IV+ Friends, fisureros
11- PLACAS HORMIGA ATÓMICA ......6a
12- PUNTA BALLOTA ............................6b (Acabada en el 2010)
13- ROBO A MANO ARMADA............... V Friends, fisureros
14- SYNCHRONICITY.............................IV Friends, fisureros
15- CELTAS............………………............... IV Friends, fisureros
16- CHUPACHUS..................................... III Friends, fisureros
17- LAS TETAS DE MI NOVIA...............IV+ Friends, fisureros
18- SOPICO ...............................................6c (Equipada en el 2009)
19- EXTRAPLOMO DE JUGUETE.........V- Friends, fisureros
20- LA GATITA CULONA.......................V Friends, fisureros


El Cantón de Silió.
Tenemos un proyecto junto con G.M. Orza y S.D. Torrelavega de equipar/reequipar y limpieza en ésta zona que ya está finalizado con un éxitoso maratón de escalada. En breve se sacará una memoria del proyecto y los croquis.

30 de septiembre de 2011

Riglos´11

El Puro o Risco Francisco Franco.
Esta aguja siempre llama la atención cuando visitas Riglos y evidentemente te entran ganas de subirte a ella. También llama la atención su nombre pero si se lee algo de la historia de sus escaladas se puede entender. Por cierto es muy recomendable ver el reportaje Montañas de Ayer donde explica con gran detalle y muy bien ambientada, la conquista de esta esbelta aguja.



Suele ser una vía frecuentada ya que no presenta gran dificultad y está equipada. Eso si, y como suele pasar en esta zona, atentos a los distanciados por lo que no está demás meter algún friend y fisurero por lo que pueda pasar. Nosotros decidimos entrar por lo que se conoce como "entrada directa" un poco  más difícil.
Primer largo de la "entrada directa"
Pasamos aquí los dos días primeros días del puente que los cántabros tenemos en septiembre. Así no tendríamos a mucha gente ni por delante ni por detrás.  A las 8,30 de la mañana ya estábamos a pie de la vía, a la que por cierto y como vimos, se puede llegar en coche y el primer largo asegurarlo desde el asiento. Esto ya no lo vimos. Nos dimos cuentas que íbamos a pasar calor a pesar de ser cara norte. En cuanto te agarrabas a un bolo notabas el sudor debido a el calor que ya hacía a esas horas. El magnesio no servía de nada porque se formaba una papilla así que a secarte las manos al pantalón.

Chimenea del 5 largo
Los dos primeros largos son de V, muy verticales pero se hacen bien. Luego un medio largo sencillo que te deja en un cable y se llega a un desplome de 6a. Este largo es corto y luego viene una larga chimenea donde es mejor no caerse porque aquí "la caída no es limpia". Este largo te deja en el pequeño collado que separa el Mallo Pisón de El Puro. Las vistas son espectaculares y además soplaba viento que nos aliviaba del calor. En los croquis ahora  marcaban un largo pero como la cuerda rozaba bastante decidimos hacerlo en dos y en el último está el paso más difícil, 6b, pero con un mínimo de capacidad de supervivencia se hace.
Penúltimo largo

Cara al sol en el Risco Francisco Franco
La cumbre es raquítica pero suficiente para los dos y además, sabiendo que los primeros que subieron a esta aguja, Manuel Bescós, Alberto Rabadá y Ángel López “Cintero, pasaron la noche en ella, no nos podíamos quejar.

Se baja rapelando en 4 largos rápeles, siendo el primero y el último muy espectaculares.
Último rápel
Más fotos en: https://picasaweb.google.com/lfran68/RiglosElPuro

Vía Mosquitos al Mallo Visera.


Después del calor pasado el día anterior descidimos madrugar más todavía, tanto que parecía que íbamos a escalar en hielo. A las 7,30 estábamos al pie de la pared para hacer esta repetida vía. El desplome que tiene el Mallo Visera en la parte superior reduce el lavado de las lluvias, cuando las hay, de la pared así que los bolos están llenos de magnesio y pulidos.  Esto hace que la vía sea fácil de seguir y más con la referencia del trono, en lo alto de la pared.

Primeros largos por las fisuras


Llegando al trono
La vía va buscando repisas y fisuras y así sortea las dificultades de la pared haciendo que sea una de las rutas más realizadas. Hasta el "trono" son 5 largos que se escalan bien eso sí los bolos están muy pulidos por el paso de los escaladores. Cuando te agarras a ellos por un lado notas que se resbala la mano pero por otro lado piensas " con toda la gente que se ha agarrado ya sería mala suerte que el bolo se suele ahora". La entrada al "trono" no nos pareción tan difícil como nos habían dicho eso si es una travesía con un patio riglero a tus pies que te quita los miedos al vértigo.

6 largo
Desde este punto hay dos opciones; bajarte mediante un corto rapel hacía la derecha o seguir escalando dos largos más. Decidimos la segunda opción con un largo de 6b durillo y el siguiente de V que te deja cerca de la cima a la que accedes mediante una trepada. La bajada se hace andando y nos liamos acabando haciendo el jabalí por los encinares de la zona, con un calor de morirte y sin gota de agua.

Último largo
Más fotos en: https://picasaweb.google.com/lfran68/RiglosViaMosquitos#













6 de septiembre de 2011

El Espolón de la Ventosa. “Arista de Lastra”

Desde hace un montón de años Manolo Gallo, maestro de la montaña de los miembros del ALTAI Raúl, Miguel y Miguel Ángel, nos había contado infinidad de veces como en los años 70, cuando él era voluntario del Grupo de la Cruz Roja de Potes, había ayudado a Gervasio Lastra a abrir una vía en un vistoso espolón de Peña Ventosa. Nos contaba como Lastra le tenía que poner alargues en los buriles para poder llegar y la cantidad de clavos y tacos de madera que se usaban. Vamos, como se escalaba en aquella época, con un par………..muy grandes. 
Y hace poco tiempo, en el magnífico blog de Mariano Caso, miembro del GREIM de Potes, explicaba con todo lujo de detalles como habían reequipado y vuelto a poner en órbita esta estupenda vía de Lastra. Esto nos animó a seguir los pasos de Lastra y Gallo y allá fuimos Angel Luis y yo (Raúl) el pasado 15 de agosto en un día nublado, aunque las previsiones eran de mejora, como así fue. 
La aproximación desde Cobeña es corta aunque es necesario prestar atención ya que se deben cruzar zonas herbosas bastante empinadas. Se comienza justo enfrente de la iglesia moderna de este pueblo, por una pista que comienza bajando junto a un banco. 
El inicio de la vía es bastante evidente. Desde pie de vía se ve el primer clavo con un cordino, lo que nos quita las dudas de por donde iniciar el ataque. Los tres primeros largos son relativamente sencillos y sin pérdida. Algún paso de V/V+, protegidos por clavos o que se pueden proteger perfectamente. 
El cuarto largo es algo más delicado (el croquis lo marca como 6a). Apenas se puede proteger salvo por los 5 clavos que hay en el largo, que más que difícil, se hace muy incómodo por la cantidad de hierba que hay. Hay que hacer alguno de esos “pasos hierba” Los dos largos siguientes son por los que merece la pena hacer esta vía. Tienen un ambiente impresionante. El quinto comienza por un muro con cuatro clavos y un buril. Lo más complicado es el comienzo, que se puede acerar sin problemas. Hasta los siguientes tres parabolts se puede hacer en libre (6a). Ahora se llega al muro clave de la vía, protegido ahora con tres parabolts. Lo más complicado está entre el segundo y el tercero en el que hay que forzar un pasito en libre de 6b. Pero bueno, ayudándose un poco de la cinta si se va apurado, sale perfectamente. La reunión se monta en unas fisuras de libro para friends y fisureros, en una terracita muy cómoda. 
El sexto y último largo comienza por una rampa sencilla (IV) hasta un muro en el que hay un buril. A los que somos bajitos nos va a ayudar a coger una buenísima presa con una fisura horizontal encima que pide a gritos un alien. Y aquí comienza una de las secciones más bonitas de la vía. Primero hay que medio lanzarse a un buzón muy bueno a la derecha. Allí se puede colocar otro friend de maravilla y después se supera un pequeño desplome hacia la izquierda con un clavo nuevo a la salida. Esta secuencia de pasos (6a) es muy bonita. Tan solo queda salir a la derecha hacia un pequeño desplome con muy buenas presas y dos clavos (V+) para terminar la vía. 
 El descenso se realiza, en 45 minutos aproximadamente por las llambrías nuevamente hacia el pueblo de Cobeña. Tan solo queda felicitar a los reequipadores por recuperar esta vía, aunque no estaría mal cambiar esos dos buriles que han quedado en la vía y que dan un poco de miedo. 

Escaladores: 
Ángel Luis 
Raúl

25 de agosto de 2011

Alpes verano 2011:
Aguja Dibona. Vía Madier (6a+/6b).

Subida al refugio Soreiller. Al fondo la aguja
Por segunda vez este año hemos vuelto a estas tierras pero ahora a disfrutar del calor de la roca y no del frío de sus hielos. Escogimos empezar nuestras actividades en esta esbelta aguja que nada más verla te entran ganas de subirte a ella. La aproximación es desde el pueblo Étages y tras ascender los 1200 m de desnivel llegamos al refugio Sorieller. La subida es muy cómoda y el camino está muy marcado, con numerosas zetas que lo hacen muy agradable. En las cercanías del refugio plantamos la tienda y disfrutamos de un maravilloso atardecer tratando de entender los croquis y de aclararnos por donde iba la vía y su dificultad. Por lo que entendimos el grado ha aumentado por un desprendimiento de un bloque en el largo más difícil, la fisura Madier. Otra cosa que nos preocupaba era la presencia de numerosas cordadas.
Amanecimos a las 7.30 y ya vimos que había una cordada. Desayunando vimos que otras se metían en la vía así que decidimos tomarnos la escalada con tranquilidad y meternos los últimos. Así que hasta las 10 de la mañana lo único que hicimos fue tomar el sol y ver al personal distribuirse por la pared. La mayoría de las cordadas eligieron nuestra vía y otras Visita Obligatoria y la Berthet- Boell- Stoffer la cual comparte los primeros largos con la Madier. Vamos una romería pero es lo que tiene agosto y un pronóstico de buen tiempo.

Primeros largo y abajo, el refugio
Los primeros 5 largos no pasan de V, con una roca buenísima y bastante equipada. El largo más complicado es el sexto, una fisura que todavía conserva los tacos de madera de cordadas más antiguas.

Fisura Madier
Esta vía fue abierta en 1937 por Andéol Madier et Maurice Fourastier. Los siguientes largos vuelven a ser más sencillos juntándose con los de otras vías ya que la aguja se empieza hacer muy afilada. Sergio, que tenía ganas de emociones, nos metió por los largos finales de Visita Obligatoria. Arriba, en la cima, el patio es espectacular y tremendamente aéreo.
Cumbre
La bajada se hace de un rapel de 50 m metros y un destrepe sencillo te lleva a la ladera de bajada donde está marcado el camino que conduce al refugio. Nosotros, como queríamos aprovechar el buen tiempo, decidimos recoger la tienda y bajarnos hasta el fondo del valle para irnos a la Meije.

La Meije 3.984 metros y travesía hasta el Doigt de Dieu.

La Meije es la última de las grandes cumbres de los Alpes en ser coronada, o al menos eso dicen los libros. Este año nos hemos dado cuenta del por qué. Una logística complicada, lejanía del valle y además, una ascensión que siempre se desarrolla trepando. En su día se descendió por el mismo sitio aunque nosotros decidimos realizar la travesía hasta el “dedo de Dios”, nos picaba la curiosidad de subirnos a él y ver que se sentía. Llegando a la Brecha de La Meije
En un principio queríamos subir por el valle de Etançons hasta el refugio del Promontorio y de aquí hacer la actividad, yendo a dormir al refugio de Aigle. Regresar por debajo de la cara norte hasta la brecha de la Meije y bajar de nuevo por el valle de Etançons. Los planes se fueron al traste cuando nos dijeron que no se podía pasar por debajo de la cara norte de la Meije. Así que nos fuimos hasta La Grave y subimos por los Enfetchores de la izquierda hasta la brecha de la Meije. Esta subida es sorprendente ya que desde La Grave los Enfetchores parecen que no se pueden subir y hay que escalarlos pero a medida que te metes vas descubriendo el camino y tras alguna trepada se llega al glaciar de la Meije sin el menor problema. El glaciar lo pasamos encordamos y la rimaya la cruzamos por la izquierda alcanzando la brecha dando vista al refugio. El descenso hasta el mismo es un poco expuesto por la caída de piedras y de hecho hicimos un rápel de 50 metros.

En el refugio nos identificamos y la guardesa condujo a Eduardo a nuestros aposentos que, como no habíamos reservado la cena, eran debajo del tejado y no en las literas, "under the roof". A pesar de esto fueron muy agradables. La tarde la pasamos descansando y nos dieron algunas instrucciones para el ascenso.

Siguiendo la tónica general en Francia salimos los últimos del refugio. A las 5 de la mañana comenzamos la ascensión por encima del refugio. Rápidamente despiertas ya que el primer paso te viene nada más abandonar el refugio aderezado con el olor del baño. Toda la subida es una constante trepada con algún paso aislado de IV hasta el corredor Duhamel. En éste la nieve brilla por su ausencia y es entero de piedra. Una vez que has salido de él enfrente está la imponente muralla de Castelnau donde parece imposible que se suba sin escalarla entera. Pero no, poco a poco y trepada tras trepada, se va ganado altura hasta llegar a la placa de los austriacos que decidimos sacar la cuerda y asegurar el paso.
Trepando la Muralla de Castelnau
Al final a las 8 de la mañana aparecemos es el glaciar Carre que tenía muy buen aspecto sin aflorar el hielo negro. Su travesía supuso un descanso de tanta trepada.Al terminar el glaciar crampones y piolet fuera y a seguir trepando y escalando. En menos de dos horas de llegábamos hasta la cumbre del Gran Pic de La Meije en un día radiante y contentos por la ascensión que reconocíamos que había sido “entretenida” pero nada comparado con lo que se debieron encontrar, el 16 agosto de 1877, Emmanuel Boileau de Castelnau, Pierre Gaspard padre e hijo. Además nos había dicho en el refugio que si a las 10 de la mañana no habíamos alcanzado el glaciar Carre que nos diésemos la vuelta que no nos daba tiempo a hacer la actividad. A esa hora ya estábamos en la cumbre con lo que íbamos muy bien de tiempo. Cumbre del Gran Pic de La Meije
Desde la cima veíamos toda la arista y nos dimos cuenta que iban a seguir las emociones. De la cumbre se baja en 3 rápeles y se asciende a la brecha Zsigmondy. Aquí nos hemos encontrado el único cable de toda la ascensión ya que a diferencia de otras montañas de los Alpes, en ésta sólo hay algunos clavos y cordinos disperso por la montaña. Escalamos un corredor helado hasta la brecha entre el Diente Zsigmondy y el 2° diente. Seguimos toda la arista trepando y rapelando hasta llegar al Dedo de Dios ("Doigt de Dieu") donde nos sentamos a debatir en cuál de ellos estábamos, si en el pulgar, índice o medio.

Arista hacia el Dedo de Dios
La arista nos llevó unas 5 horas y a nuestros pies veíamos el futuro; 2.500 metros de bajada. En tres rápeles llegamos al glaciar y ahí terminaban las hostilidades y sólo nos quedaba una larguísima bajada y 100 gramos de chorizo, un capuchino y té.
A las siete y media de la tarde se terminó el suplicio para los pies. Por fortuna a Sergio, que bajó más rápido, le había dado tiempo de ir a por el coche y os ahorramos unos 4 kilómetros de pista. Mientras los pies enfriaban llegamos a la conclusión de que efectivamente es una gran montaña, con mucho compromiso y una logística complicada, y que por algo había sido la última gran montaña de los Alpes en ser ascendida. Si no se va ligero hay muchas posibilidades de dormir en la pared, más si se sube y baja por la ruta normal.

Arista Kuffner al Mont Maudit (4.465 metros).
Dejamos Ecrins con mal tiempo pero muy contentos y con la tarea hecha. Nuestro nuevo destino es Chamonix donde, al llegar, tenemos la sensación de haber cambiado de país. Pasamos de la tranquilidad y soledad, al bullicio, tiendas, coches y demás. Como la meteo sigue dando bueno nada más llegar preparamos los trastos para salir por la mañana pronto.
Subimos en el teleférico del Aiguille du Midi y a las 8 de la mañana estamos disfrutando de unas vistas espectaculares en un día radiante. Bajamos al valle Blanco sin parar de hacer fotos y viendo numerosas cordadas que están escalando por las paredes de la zona. Dormiremos en el vivac de la Fourche, una cabañita de 12 plazas en mitad de la arista y en un sitio muy incómodo donde casi te tienes que atar para ir al baño porque si no puedes acabar en el glaciar de la Brenva. Al llegar hay dos italianos y al cabo de un rato llegan otros dos. Entablamos conversación y uno de ellos nos dice que ha estado en Suances. Horas más tarde descubrimos que conocen a Jandro de Altai ¡y eso que el mundo es grande! Con el paso del tiempo el refugio se va llenando y nos atrincheramos en la litera. Está claro que va a ser una noche muy, muy larga.

Fundiendo agua en la terraza del vivac
Al final nos metimos 16 y con la puerta cerrada aquello parecía la cumbre de un ochomil. Fuera había más gente durmiendo. No dormimos casi nada y al final, como siempre, salimos los últimos. La ventaja es que desayunamos tranquilos y nos preparamos sin agobios.

Llegando a la aguja Androsace
La arista es una trepada-escalada por terreno mixto con un panorama excepcional por las montañas que nos rodean. El amanecer nos pilla llegando a la aguja Androsace donde descubrimos a casi todos nuestros compañeros de la cabaña atascados en su flanqueo. Una vez superado este resalte seguimos ascendiendo, haciendo fotos y adelantado cordadas que como van a largos van más lentas. Al final llegamos a lo más alto de la pirámide rocosa del Mont Maudit donde nos hacemos las correspondientes fotos y tenemos un momento de recuerdo para Mari.
Llegando a la cima
El descenso lo hacemos más o menos rápido por el estado de la nieve y comentamos la suerte que hemos tenido estos días. Tres actividades muy interesantes, sobre todo La Meije que nos ha impresionado toda ella en su conjunto, ¡una señora cumbre!

Más fotos en:
https://picasaweb.google.com/lfran68

31 de julio de 2011

Fin de semana en el Macizo Occidental: 8 picos y una vía

Ya había ganas de dormir en el monte y el fin de semana apuntaba buen tiempo en altura, así que nos animamos a visitar el macizo occidental. El plan era ir el viernes por la noche a dormir a Pande Carmen (ahora solo se puede subir a los Lagos de Covandonga a partir de las 8 de la tarde) para madrugar el sábado y poder hacer actividad los dos días.El sábado a las 7:15 de la mañana ya estábamos en marcha con todo el mochilón a cuestas camino de uno de los paraísos de los Picos de Europa, Fuente Prieta. Cuatro horitas de pateada y allí llegamos. Por suerte, la madrugada mereció la pena y subimos a la sombrita todo el camino. Fuente Prieta es un lugar en el que hay que dormir una vez (o muchas) en la vida. Tiene un atardecer espectacular, una fuente buenísima, está al pie de un montón de vías fantásticas y es un sitio bastante aislado, con lo que es difícil encontrar gente. El único inconveniente, las 4 horas de aproximación.Pues nada, una vez que repusimos fuerzas y bebimos agua, continuamos camino ahora ya con la mochilita ligera. Nuestro objetivo era subir cuatro picos poco frecuentados, a saber: Los Estribos, Torre de la Cabra Blanca, El Diente y La Garita Cimera. Los cuatro tienen pasitos de trepada delicada que requieren atención, sobre todo la Torre de la Cabra Blanca. Estos picos, a pesar de estar alejados y no ser excesivamente altos se encuentran en un entorno precioso y merece la pena la pateada. A las 17:30 ya estábamos en el vivac de Fuente Prieta y nos pasamos la tarde holgazaneando y descansando. Tuvimos la suerte de ver un atardecer de los que hacen época, simplemente maravilloso.El día siguiente también amaneció estupendo y a las 9 de la mañana ya teníamos el mochilón a la espalda otra vez. La idea era subir al Requesón y bajar hacía los Tres Poyones para hacer una vía, la “fisura izquierda”, en el 2º Poyón. Una vía corta, de tres largos, pero muy disfrutona, con una fisura en bavaresa limpia de 30 metros y V+ que te deja meter el juego completo de friends, una gozada.Después ya solo quedaba bajar otra vez con el mochilón a cuestas hasta el coche. Desde luego, un fin de semana muy bien aprovechado.

Montañeros:

-Raúl Guerra
-Rulo.

24 de julio de 2011

“Salida Nocturna” y “Pegotes del Río Cicera”. Fin de semana de escalada en el Desfiladero de la Hermida

El fin de semana del 23-24 se presentaba con tiempo dudoso, como en todo el mes de julio, y aunque en un principio los planes eran haber subido a Urriello para hacer la vía “El desgraciado” en Torrecerredo el viernes y sábado, nos dio la vagancia (mochilón, palizón para arriba y para abajo para dos días….) y nos decidimos por algo más cerquita en lo que pudiéramos escalar sábado y domingo. Así que optamos por el plan de escaladas guapas en el Desfiladero de la Hermida. El sábado una clásica exigente de Adrados, “Salida Nocturna” y el domingo la que dicen que es la mejor vía del Agero, “Mar de Sueños”.
El sábado el día estaba con nubes y claros, pero la temperatura era ideal para escalar, algo poco habitual en las zonas bajas de Liébana en pleno mes de julio. Los tres primeros largos discurren por un marcado diedro muy bonito, trabajoso y apretón en los dos primeros largos y algo más suave el tercero. Es recomendable llevar repetidos los friends rojo, amarillo y azul porque seguro que los pones todos. Los largos están prácticamente limpios salvo dos clavos y las reuniones, pero se protegen que es una maravilla.El cuarto largo es algo más feo, por un diedro-canal con roca descompuesta a la que hay que prestar mucha atención. El quinto largo es una aérea travesía descendente (Unos 15 metros) hasta la base de otro diedro donde hay que montar la reunión con 2-3 friends.

El sexto largo se comienza por un diedro facilito y muy bonito hasta que se llega al paso clave de la vía, una travesía de 6c/A0 hacia la derecha protegida con un plomo en el que hay que confiar ciegamente los diez segundos en los que te tienes que agarrar a él hasta alcanzar la fisura de la derecha en la que ya nos encontramos un clavo. De ahí todavía quedan una serie de pasos por un pequeño techo y una fisura de V+/6a en la que hay dos clavos. Aun así también se puede proteger bastante bien.

De ahí ya queda un largo de 55 metros por terreno más fácil hasta el final de la vía. Bueno, y el descenso por una empinada canal herbosa bastante incómoda.

Al día siguiente, después de pasar la noche en el hotel de 4 estrellas de Santa María de Lebeña, amaneció el día bastante gris y con pinta de ponerse a llover en cualquier momento. Así que entre eso y que estábamos bastante cansados, nos decidimos por la solución más fácil, ir a escalar a los “Pegotes de Cicera”, que ninguno de los tres conocía y dejar “Mar de Sueños” para otro día. Son vías de 2/3 largos equipadas y con grados entre 6a y 6b, con fácil acceso y realmente bonitas para pasar una tarde. La roca es excelente y el entorno precioso.Y como no, acabamos el fin de semana con un bañito en las termas de La Hermida.

28 de junio de 2011

Peña Suca Cabrón y Pico Torres.

Peña Suca Cabrón y Pico Torres.

Escaladores:

Luis Felices

Rulo

Raúl Guerra


El fin de semana se presentaba con buen tiempo (quizá demasiado) y había ganas de dormir al aire libre, así que decidimos que ya era hora de ir saldando cuentas pendientes con la montaña leonesa. Hacía dos meses aproximadamente que no pudimos escalar en la Peña Suca Cabrón (Barrios de Luna) por el mal tiempo y lo del pico Torres (Puerto de San Isidro) era una de nuestras eternas cuentas pendientes……Pero nada, ya estaba la cosa en marcha y para allá fuimos.

El sábado madrugamos un poquito y a las 10:30 ya estábamos preparando los bártulos para salir hacia la peña Suca Cabrón. Aunque amenazaba calor, corría un aire que hacía la temperatura agradable. En 1 hora de camino ya nos encontramos a pie de vía. Nuestro objetivo era la “Marañuelas”. Cinco largos de perfecta roca caliza y paso máximo obligado de V+ y semiequipada. Había un murito de 6b+ que se resistió y hubo que “acerar”. Una vía muy recomendable.

2ºlargo de Marañuelas

Como se os hizo corta la vía y aun era pronto, decidimos hacer los dos primeros largos de la “Muffis”, ya que después enlaza con la vía anterior y son comunes. Además, ya le estaba dando la sombra y se estaba de maravilla. El segundo largo tenía una pinta estupenda, un pequeño desplome y una fisura de 6b preciosa. Y desde luego que no nos defraudó. Un largo buenísimo que sale en libre perfectamente.

Aprovechando que estábamos por la zona y después de refrescarnos en un riachuelo, tuvimos que hacer la parada obligatoria en Ezequiel para surtirnos de embutido leones.

La noche era perfecta para dormir mirando las estrellas, y en el Puerto de San Isidro encontramos el lugar perfecto para al día siguiente partir hacia el pico Torres. Pocas noches habrá tan buenas en todo el año.

El domingo nos despertamos muy pronto, rodeados de vacas y terneros que nos miraban con cara de sorprendidos. La subida al pared fue un agradable paseo entre praderías y escobales y a las 9:30 ya estábamos a pie de vía.

Escogimos la “Directísima Sur”, una clásica inexcusable para Adrados. Cuatro largos con un grado máximo de V que la hacen una vía sencilla y muy alpina. Eso sí, requiere algo de orientación para “navegar” por la pared sin perderse ya que es toda ella es muy parecida. Y la verdad es que no nos defraudó. El único inconveniente fue que a otros tres escaladores también se les había ocurrido la misma idea y llegaron antes lo cual nos obligó a estar esperando.



El agradable camino de la ida de por la mañana, a la vuelta, se convirtió en un asfixiante regreso por el calor.